Menú principal

Destacamos

Enlaces

Suscripciones

Documento 5 Inicio / Buscar Volver a la lista Primer documento Documento anterior Documento siguiente Último documento        Primera de las palabras buscadas dentro del texto Imprimir documento

Total de documentos 70
Título:  REPÚBLICA DOMINICANA: “SIN PAPELES NO SOY NADIE: PERSONAS APATRIDAS EN LA REPÚBLICA DOMINICANA
Índice AI:  AMR27275515
Referencia:  AMR27275515-26874
Editor:  EDAI
Autor:  Amnistía Internacional
Fecha publicación:  20151119
Tema principal:  REPÚBLICA DOMINICANA
Descriptores:  Discriminación racial · Grupos étnicos · Derechos económicos, sociales y culturales
Resumen / Descripción:  Una sentencia de 2013 del Tribunal Constitucional (Sentencia 168-13) ha convertido la apatridia en una cuestión jurídica para varias generaciones de dominicanos y dominicanas de ascendencia extranjera. El presente informe muestra la situación de apatridia en la que continúan varios grupos de personas –en su mayoría de ascendencia haitiana– que viven en el país. En la República Dominicana, a las personas que son apátridas y carecen de documentación de identidad se les niegan una serie de derechos humanos y se les impide participar plenamente en la sociedad.
Grado de seguridad:  Nivel 1
Subtipo de documentos:  Folleto
Tipo de documento:  Documentación
Idioma:  Castellano
Enlace:  DESC
Texto:        Ocultar texto completo)

“Sin papeleS no Soy nadie” Personas aPátridas en la rePública dominicana

amnistía internacional es un movimiento global de más de 7 millones de personas
que trabajan por un mundo en el que todas las personas disfrutan de todos los
derechos humanos.

nuestra visión es la de un mundo en el que todas las personas disfrutan de
todos los derechos humanos proclamados en la declaración Universal de derechos
Humanos y en otras normas internacionales de derechos humanos.

Somos independientes de todo gobierno, ideología política, interés económico
y credo religioso. Nuestro trabajo se financia en gran medida con las contribuciones
de nuestra membresía y con donativos. amnesty international Publications

Publicado originalmente en 2015 por amnesty international Publications international
secretariat Peter benenson House 1 easton street london Wc1X 0dW reino Unido
www.amnesty.org

© amnesty international Publications 2015

Índice: amr 27/2755/2015 idioma original: inglés.

edición española a cargo de: centro de lenguas de amnistía internacional Valderribas,
13. 28007 madrid españa

todos los derechos reservados. esta publicación tiene derechos de autor, si
bien puede ser reproducida por cualquier medio, sin pago de tasas, con fines
educativos o para llevar a cabo acciones de protección y promoción de los derechos
humanos, pero no para la venta. los titulares de los derechos de autor solicitan
que se les comuniquen los usos mencionados con el fin de evaluar sus efectos.
Para la reproducción de este texto en cualquier otra circunstancia, su uso
en otras publicaciones o su traducción o adaptación, deberá obtenerse el permiso
previo por escrito de la editorial, y podrá exigirse el pago de una tasa. Foto
de portada: la familia alcino en el seibo, junio de 2015. el padre y la madre
son inmigrantes haitianos. sus diez hijos nacieron en la república dominicana.
ocho han encontrado obstáculos para obtener los documentos de identidad y ver
reconocida su nacionalidad dominicana. los seis más jóvenes siguen siendo apátridas.

Foto de contraportada: manifestación a las puertas del Palacio Presidencial
con motivo del primer aniversario de la aprobación de la « ley » 169-14, santo
domingo, mayo de 2015. roberto rosario es el presidente de la Junta central
electoral, institución encargada del registro civil que lleva años imponiendo
restricciones a los dominicanos de ascendencia haitiana para acceder a la declaración
de nacimiento y a los documentos de identidad.

todas las imágenes que aparecen en el presente informe pertenecen a © amnesty
international, exceptuando la fotografía en la página 50 que es privada.

Índice

Resumen ejecutivo................................................................................................
.................
5 el camino hacia la apatridia...................................................................................
....................
6 La crisis de los apátridas.....................................................................................
......................
7 impacto de la continuidad de la apatridia......................................................................
.............
8 Recomendaciones clave..........................................................................................
................
10 metodología y agradecimientos.................................................................................
................
10

1. eL camino hacia La apatRidia..................................................................................
..........
12 La migración antes de 1990....................................................................................
................
13 Dificultades para registrar el nacimiento.....................................................................
...............
13 La « Ley » de migración de 2004...................................................................................
................
14 Las decisiones administrativas adoptadas por la junta central electoral
en 2007.......................... 15 La constitución de 2010.....................................................
....................................................
16 La sentencia pronunciada por el tribunal constitucional en 2013...............................................
..
18

2. La cRisis de apatRidia no ResueLta............................................................................
......
26 La « Ley » 169-14, una solución parcial...........................................................................
..............
27 personas cuyo nacimiento en la República dominicana fue declarado (Grupo
a)............................. 29 personas cuyo nacimiento en la República
dominicana nunca había sido declarado (Grupo B)......... 33 personas nacidas
en la República dominicana y registradas como extranjeras................................
37 niños y niñas apátridas en la práctica........................................................................
................
38 No hay datos fiables sobre el número de personas en situación de apatridia...................................
43 3. eL efecto de La apatRidia continuada y La faLta de documentos de identidad.........
44 el derecho a la educación.....................................................................................
...................
44 el derecho al trabajo.........................................................................................
......................
46 el derecho a la salud.........................................................................................
......................
46 mayor riesgo de explotación y violencia.......................................................................
...............
47 perpetuación del círculo vicioso de pobreza y marginación.....................................................
......
48 el derecho a la libertad de circulación.......................................................................
................
49 peligro de expulsión del propio país..........................................................................
.................
50

4. concLusiones y Recomendaciones................................................................................
..
55 conclusiones..................................................................................................
........................
55 Recomendaciones de amnistía internacional.....................................................................
........
58

“sin papeles no soy nadie” 5 Personas apátridas en la república dominicana

ReSUmen ejecUtivo

en la República dominicana, la población de ascendencia haitiana enfrenta múltiples
obstáculos para poder disfrutar plenamente sus derechos humanos a la nacionalidad,
a la identidad y al reconocimiento de la persona ante la « ley. » La negación de
estos derechos se ha codificado progresivamente en leyes y regulaciones dominicanas,
creando una red de restricciones cada vez más compleja y haciendo que se arraiguen
y se institucionalicen actitudes y prácticas discriminatorias.

La intensificación de actitudes y prácticas discriminatorias ha tenido lugar
en el contexto de los cambios en el flujo migratorio hacia la República Dominicana,
principalmente desde haití, en décadas recientes. desde la década de 1920 hasta
la de 1980, los trabajadores migrantes haitianos fueron atraídos a la República
dominicana para trabajar como temporeros en la zafra (recolección) de la caña
de azúcar. Los trabajadores, hombres en su mayoría, eran confinados en los
bateyes, asentamientos dentro de las plantaciones. En una parte considerable
de ese tiempo (1952-1986) fueron contratados como braceros (taladores de caña)
en la zafra de la caña de azúcar en su propio país a través de acuerdos bilaterales
entre los gobiernos de haití y la República dominicana.

a raíz de la caída de los precios del azúcar en el mercado internacional a
partir de mediados de la década de 1980, la demanda de caña de azúcar sufrió
un brusco descenso. nuevos trabajadores migrantes procedentes de haití empezaron
a abrirse camino hacia la República dominicana. junto con otros inmigrantes
haitianos que anteriormente trabajaban en las plantaciones de caña de azúcar,
buscaron empleo fuera de los bateyes, en el diversificado sector agrícola,
el sector de la construcción y el incipiente sector turístico. algunos grupos
nacionalistas empezaron a utilizar estos cambios en los patrones migratorios
para fomentar el miedo a una “invasión pacífica” de haitianos.

en décadas recientes, el uso generalizado de esta retórica, envuelta en ideas
discriminatorias, ha caracterizado el debate público y político sobre la inmigración
haitiana. una consecuencia ha sido que, desde principios de la década de 1990,
los niños nacidos en la República Dominicana de inmigrantes haitianos han sido
blanco específico de una serie de decisiones administrativas, legislativas
y judiciales dirigidas a limitar su acceso a documentos de identidad dominicanos
y, en definitiva, a la nacionalidad dominicana. Sin acceso automático a la
nacionalidad haitiana, muchos son ahora apátridas ya que no tienen reconocida
la nacionalidad de la República dominicana ni la de haití. ciertas instituciones
dominicanas, como la junta central electoral y el tribunal constitucional,
han tenido un papel fundamental en la aprobación o aplicación de estas medidas
discriminatorias.

aunque el gobierno actual haya mostrado cierta disposición a mitigar las consecuencias
más graves de estas medidas, las autoridades dominicanas aún no han reconocido
que el problema de las personas apátridas existe, y menos han hablado de adoptar
medidas integrales y efectivas para prevenirlo y ponerle fin.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

6 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

el camino Hacia la aPatridia

entre 1929 y 2010, la constitución dominicana reconocía, en sucesivas versiones,
la nacionalidad a todos los niños nacidos en territorio nacional (ius soli).
Las únicas excepciones eran los hijos del personal diplomático y las personas
“en tránsito”. Interpretaciones jurídicas arraigadas y autoritarias limitaban
la definición de personas “en tránsito” a aquellas que llevaban menos de 10
días de estancia en el país. Por lo tanto, durante muchas décadas, independientemente
de la situación migratoria de los progenitores, la República dominicana reconoció
formalmente como ciudadanos a los niños nacidos en la República Dominicana
de progenitores haitianos y les expidió certificado de nacimiento, cédula de
identidad y pasaporte dominicanos, al menos en la inmensa mayoría de los casos.
sin embargo, en la década de 1990, grupos nacionalistas empezaron a promover
una interpretación restrictiva del concepto “en tránsito” y, como consecuencia,
muchos funcionarios del registro civil empezaron a negar a los hijos de inmigrantes
haitianos indocumentados su derecho al registro de nacimiento. en 2004, la
nueva « Ley » de migración estableció formalmente que los trabajadores extranjeros
temporales y los trabajadores migrantes indocumentados eran extranjeros “en
tránsito”. En la práctica, esto significó que los hijos de la mayoría de los
inmigrantes haitianos ya no tendrían acceso a la nacionalidad dominicana sólo
por haber nacido en la República dominicana.

La junta central electoral, órgano encargado del registro civil, empezó a aplicar
esta « ley » con carácter retroactivo. en 2007 se sistematizaron estas prácticas
emitiendo dos decisiones administrativas que tuvieron el efecto de impedir
que se expidieran o renovaran documentos de identidad para los niños nacidos
en la República dominicana de inmigrantes haitianos que no habían regularizado
su situación migratoria en el momento de nacer sus hijos. estas prácticas continuaron
a pesar de la preocupación expresada por varios organismos internacionales
de derechos humanos, y de una sentencia vinculante dictada en 2005 por la corte
interamericana de derechos humanos.

el 26 de enero de 2010 entró en vigor la actual constitución de la República
dominicana. en virtud de esta constitución, los niños nacidos en la República
dominicana de progenitores inmigrantes en situación irregular ya no tenían
derecho automático a la nacionalidad dominicana. más adelante, en 2013, el
tribunal constitucional dictó una sentencia (168- 13) en la que afirmaba que
los niños nacidos en la República Dominicana de progenitores extranjeros en
situación migratoria irregular nunca habían tenido derecho a la nacionalidad
dominicana. La sentencia se aplicó con carácter retroactivo a personas nacidas
desde 1929. La sentencia 168-13 es una medida retroactiva y arbitraria de privación
de la nacionalidad; además afecta de manera desproporcionada a los dominicanos
de ascendencia haitiana y, por consiguiente, es discriminatoria.

La consecuencia principal de esta sentencia es que un gran número de personas
que consideran que la República dominicana es su país, porque es donde nacieron
y donde han vivido toda su vida, ahora son apátridas. no suelen tener vínculos
con haití, nunca han estado allí y hablan con dificultad la lengua local. Muchas
de ellas son hijos o nietos de personas que también nacieron en la República
dominicana. para estas familias, la República dominicana ha sido su hogar durante
generaciones.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 7 Personas apátridas en la república dominicana

la crisis de los aPátridas

aunque las autoridades dominicanas nunca hayan reconocido que la sentencia
168-13 ocasionó apatridia masiva, el presidente y otros cargos públicos han
dado señales de cierto nivel de conocimiento de las graves repercusiones de
la sentencia en la vida de los afectados.

en mayo de 2014, el congreso aprobó la « Ley » 169-14 en respuesta al aluvión de
críticas que recibió dentro y fuera del país. aunque fue un paso en la dirección
correcta, no garantizaba la restitución automática de la nacionalidad dominicana
a todas las personas que se habían visto privadas de ella arbitrariamente en
aplicación de la sentencia 168-13.1

La « Ley » dividía a los afectados en dos grupos: las personas que en algún momento
habían sido inscritas en el Registro Civil Dominicano (“Grupo A”) y aquellas
cuyo nacimiento nunca había sido declarado (“Grupo B”). La « Ley » reconocía que
las personas del Grupo A podían ser formalmente reconocidas como dominicanas,
pero no sin antes someterse a un proceso administrativo que realiza la junta
central electoral, la misma institución que en años anteriores intentaba impedir
su acceso a los documentos de identidad.

Respecto al Grupo B, como posteriormente explicó la corte interamericana de
derechos humanos, la « Ley » establecía un impedimento para el pleno ejercicio
del derecho a la nacionalidad y, por tanto, violaba el derecho internacional
porque los obligaba a inscribirse como extranjeros y a iniciar un complicado
proceso que podría conducirles a solicitar finalmente su naturalización como
dominicanos, pero no a la adquisición automática de la nacionalidad.2

como consecuencia, varios grupos de personas continúan siendo apátridas en
la República dominicana, formalmente o en la práctica, debido al carácter inadecuado
de las soluciones previstas en la « Ley » 169-14, las deficiencias en su implementación
y la falta absoluta de propuestas para algunos grupos desatendidos.

en particular, este informe muestra que, si no han adquirido otra nacionalidad,
la mayoría de las personas incluidas en los siguientes grupos siguen siendo
apátridas:

n Las personas previamente inscritas en el Registro civil dominicano (Grupo
a) a las que se sigue negando documentos de nacionalidad que podrían servir
de prueba de su identidad.

n todas las personas cuyo nacimiento nunca ha sido inscrito en el registro
(Grupo B), incluidas las que han solicitado acogerse al plan de naturalización
en aplicación de la « Ley » 169-14, ya que no podrán tener la nacionalidad dominicana
hasta dos años después de recibir una respuesta positiva a su solicitud.

n Las personas inscritas erróneamente como extranjeras a pesar de haber nacido
en la República dominicana mucho antes de la promulgación de la « Ley » de migración
de 2004 y del establecimiento del Libro de « extranjería » en 2007 y que, en consecuencia,
han sido privadas de su nacionalidad dominicana de forma retroactiva y arbitraria.

1 amnistía internacional, Carta abierta al presidente Danilo Medina respecto
a la “« Ley » que establece un régimen especial para personas nacidas en el territorio
nacional inscritas irregularmente en el registro civil dominicano y sobre naturalización”,
3 de junio de 2014, disponible en https://www.amnesty.org/es/ documents/amr27/008/2014/es/.
2 Caso de personas dominicanas y haitianas expulsadas vs. República Dominicana,
28 de agosto de 2014, http://corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_282_esp.pdf.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

8 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

n Los hijos de todas las personas incluidas en ambos grupos, hasta que sus
progenitores obtengan permiso para inscribirlos como dominicanos en el Registro
civil dominicano.

n Los hijos de progenitores extranjeros indocumentados que nacieron en la República
dominicana entre el 18 de abril de 20073 y el 26 de enero de 20104 que han
sido inscritos como extranjeros a pesar de que tienen derecho a la nacionalidad
dominicana.

por último, este informe pone de relieve el hecho de que, si bien la constitución
garantiza el derecho del niño a la nacionalidad dominicana si tiene al menos
un progenitor dominicano, en la práctica no es posible inscribir el nacimiento
de los hijos de padre dominicano y madre extranjera indocumentada, y estas
personas no tienen manera de ejercer o demostrar su nacionalidad dominicana.

imPacto de la continUidad de la aPatridia

el derecho internacional prohíbe la discriminación basada en la nacionalidad
(o en la falta de ella). en la República dominicana, a pesar de esta prohibición,
a las personas que carecen de documentos de identidad y en la práctica son
apátridas se les niega una diversidad de derechos humanos y la plena participación
en la sociedad. además, sufren restricciones cuando intentan realizar gestiones
y actividades sociales básicas como abrir una cuenta bancaria, activar un teléfono
móvil o comprar a crédito.

n a las personas que en la práctica son apátridas se las discrimina y se les
impide, en concreto: acceder a estudios superiores o completar la formación
escolar; acceder a empleo formal; acceder a asistencia médica, seguridad social
y pensión de jubilación adecuadas; casarse legalmente o inscribir el nacimiento
de sus hijos, que también son apátridas en la práctica; presentar una denuncia
formal ante las autoridades y solicitar reparación si han sido víctimas de
violencia o abusos contra sus derechos humanos; viajar al extranjero y circular
libremente dentro del propio país sin riesgo de sufrir detención arbitraria
y expulsión si las paran en puestos de control; y ejercer el derecho al voto,
presentar su candidatura a elecciones o participar en la gestión de los asuntos
públicos.

3 esta fecha marca la entrada en vigor del Libro de « extranjería. » desde entonces
se han inscrito en él los nacimientos de la mayoría de los que han sido privados
de la nacionalidad dominicana por ser hijos de extranjeros en situación migratoria
irregular, a pesar de que han nacido en la República dominicana.

4 fecha de entrada en vigor de la nueva constitución, que excluía expresamente
a los nacidos en el país de extranjeros en situación migratoria irregular de
obtener automáticamente la nacionalidad por nacer en territorio nacional (ius
soli).

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 9 Personas apátridas en la república dominicana

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

10 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

recomendaciones claVe

Las autoridades dominicanas deben:

n Reconocer los efectos negativos de la sentencia 168-13 en términos de apatridia,
así como el alcance del problema de la apatridia en la República dominicana
como primer paso para identificar y aplicar medidas efectivas destinadas a
erradicarlo.

n Elaborar un mapa o censo exhaustivo para identificar a todas las personas
apátridas y en peligro de apatridia, recopilando datos desglosados por género,
edad, situación y ubicación, en cooperación con el alto comisionado de la onu
para los Refugiados (acnuR) y organizaciones nacionales de derechos humanos.

n expedir documentación adecuada que reconozca la nacionalidad dominicana a
todas las personas del Grupo a, y garantizarles la obtención sin demora de
todos los documentos de identidad que soliciten.

n en consulta con las organizaciones dominicanas de derechos humanos, adoptar
legislación que reconozca el derecho a la nacionalidad dominicana de todas
las personas nacidas en la República dominicana antes del 26 de enero de 2010,
sin importar la situación migratoria de sus progenitores, de conformidad con
la legislación vigente con anterioridad a la Constitución de 2010, incluidas
las que figuran inscritas como extranjeras con arreglo a la « Ley » 169-14, y aplicar
dicha legislación garantizando a todos los beneficiarios su inscripción sin
demora en el Registro civil dominicano y la expedición de los documentos de
identidad solicitados.

n abrir una investigación sobre la conducta discriminatoria de varios funcionarios
de la junta central electoral y la dirección General de pasaportes, entre otros
organismos, a la hora de recibir solicitudes de inscripción en el registro
y de documentos de identidad, y garantizar que se toman las medidas disciplinarias
oportunas.

n establecer mecanismos de vigilancia adecuados, con la participación de organizaciones
de la sociedad civil, sobre las acciones y omisiones de los organismos encargados
de la inscripción de los nacimientos y la expedición de documentos de identidad,
entre ellos la junta central electoral y la dirección General de pasaportes,
para que sea posible impugnar las decisiones arbitrarias y exigir responsabilidades
a los funcionarios que actúan con arbitrariedad.

metodologÍa y agradecimientos

este informe se basa en investigaciones llevadas a cabo por amnistía internacional
entre octubre de 2013 y noviembre de 2015.

en ese tiempo, la organización ha examinado causas y sentencias judiciales,
informes oficiales y declaraciones públicas, publicaciones de ONG nacionales
e internacionales, documentos públicos de mecanismos internacionales de derechos
humanos –entre ellos la comisión interamericana de derechos humanos y la corte
interamericana de derechos humanos, así como órganos de tratados, relatores
especiales y agencias de la onu– y artículos de prensa.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 11 Personas apátridas en la república dominicana

como parte de su investigación, amnistía internacional llevó a cabo dos visitas
a la República dominicana, en marzo de 2014 y junio de 2015. La delegación
visitó la capital, santo domingo, así como varios bateyes repartidos por el
país en los que viven gran número de dominicanos de ascendencia haitiana, concretamente
en las provincias de el seibo, mao, monte plata, puerto plata, santo domingo
y san pedro de marcorís. en junio de 2015, la delegación visitó también la
localidad fronteriza de jimaní. La delegación entrevistó a 56 personas en marzo
de 2014 y a 87 en junio de 2015 (102 mujeres y 41 hombres) sobre asuntos relacionados
con este informe, y posteriormente se puso en contacto con ellas para obtener
información actualizada sobre su situación. en algunos casos se ha omitido
el nombre de las personas que hablaron con amnistía internacional para proteger
su intimidad.

amnistía internacional desea expresar su agradecimiento a los funcionarios
que se pusieron a disposición de la organización. en concreto, al ministro
y el viceministro de la presidencia, el viceministro del interior, el director
general de migración, el director general para asuntos de derechos humanos
del ministerio de asuntos exteriores, el embajador de la República dominicana
ante las organizaciones internacionales en Ginebra y, en marzo de 2014, varias
comisiones parlamentarias. no hubo respuesta a las solicitudes de reunión con
el presidente de la junta central electoral en junio de 2015.

La delegación habló también con periodistas, abogados, defensores de derechos
humanos y una amplia diversidad de grupos de la sociedad civil, incluidas organizaciones
de derechos humanos, grupos consultivos y organizaciones de base comunitaria.
asimismo se celebraron debates con representantes de organizaciones internacionales
y gobiernos extranjeros.

en el momento de redactarse este informe, amnistía internacional no había recibido
aún información primordial relacionada con el trabajo de la junta central electoral
y con los argumentos esgrimidos por las autoridades para sustentar su versión
de que “no hay personas apátridas en la República Dominicana”. De hecho, Amnistía
Internacional no ha recibido datos estadísticos sobre el resultado de las solicitudes
de inscripción en el plan de naturalización en virtud de la « Ley » 169-14.

amnistía internacional quiere agradecer a todas las organizaciones y personas
de la sociedad civil que han facilitado información y documentación, así como
la generosidad que han mostrado al dedicar tiempo a discutir las cuestiones
tratadas en este informe.

asimismo la organización desea agradecer especialmente a las personas afectadas
por las políticas, leyes y decisiones judiciales descritas en este informe
que aceptaron compartir sus experiencias y opiniones. este informe da testimonio
de su lucha diaria para ver reconocida su nacionalidad dominicana y obtener
documentos de identidad fundamentales para satisfacer sus esperanzas y aspiraciones
de una vida mejor para ellos y para sus hijos, y para garantizar el pleno respeto
de sus derechos humanos.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

12 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

1. el camino Hacia la apatRidia

“cogí todas esas luchas para terminar los estudios. Quería ir a la universidad
[…] y, de repente, todo esto está paralizado porque un grupito lo ha querido,
un grupito quiere que las cosas sigan siendo así.”

Juan alberto antuan Vil, dominicano de ascendencia haitiana a quien negaron
documentos de identidad entre 2008 y 2014, entrevistado por amnistía internacional
en marzo de 2014

en la República dominicana, la población de ascendencia haitiana enfrenta múltiples
obstáculos para poder disfrutar plenamente de sus derechos humanos a la nacionalidad,
a la identidad y al reconocimiento de la persona ante la « ley. » La negación de
estos derechos se ha codificado progresivamente en leyes y regulaciones dominicanas,
creando una red de restricciones cada vez más compleja y haciendo que se arraiguen
y se institucionalicen actitudes y prácticas discriminatorias.

en este informe se examinan las diversas medidas adoptadas que convierten en
apátridas a un gran número de personas, así como las implicaciones negativas
para otros muchos derechos, entre ellos el derecho a la educación y el derecho
a la asistencia médica. también se abordan aquí los recursos que es necesario
implementar para remediar estas violaciones de derechos humanos y garantizar
el cumplimiento de las obligaciones contraídas por la República dominicana
en virtud del derecho internacional de los derechos humanos.

la experiencia de la familia alcino ilustra cómo el laberinto de obstáculos
impuestos por las autoridades dominicanas sumerge diariamente en la confusión
y el caos a las familias afectadas.

el padre y la madre son inmigrantes haitianos; llegaron a la república dominicana
en 1985 para trabajar de braceros (taladores) en la zafra (cosecha) de la caña
de azúcar y se asentaron en la provincia de el seibo. todos sus hijos, 10 en
total, nacieron en la república dominicana. a los cuatro primeros los registraron
al nacer, pero a los seis siguientes no pudieron porque los funcionarios del
registro civil no aceptaban las tarjetas de identidad del lugar de trabajo
(“fichas”) de los progenitores como documentos válidos. Domingo y alexander,
primero y tercero de sus hijos, nunca tuvieron problemas para conseguir documentos
de identidad. a yolanda y margarita, segunda y cuarta hijas, que habían sido
registradas al nacer, les denegaron el documento de identidad entre 2007 y
2015. de los seis hijos que no pudieron registrar, los tres mayores han solicitado
acogerse al Plan de naturalización establecido en virtud de la « ley » 169-14,
pero todavía no han recibido respuesta a sus solicitudes. a los otros tres
no los admitieron en el plan porque eran menores de edad y debían presentar
los documentos de identidad de la madre, que no tenía. el hijo menor, Jeison,
nació en marzo de 2010. sus progenitores insisten en que es dominicano como
todos sus hermanos y hermanas, pero es el que más dificultades podría tener
que enfrentar para obtener los documentos de identidad dominicanos, porque
la constitución que entró en vigor tan sólo dos meses antes de su nacimiento
niega a los hijos de inmigrantes en situación irregular el derecho automático
a la nacionalidad dominicana.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 13 Personas apátridas en la república dominicana

la migración antes de 1990

La intensificación de actitudes y prácticas discriminatorias ha tenido lugar
en el contexto de los cambios en el flujo migratorio hacia la República Dominicana,
principalmente desde haití, en décadas recientes. desde la década de 1920 hasta
la de 1980, los trabajadores migrantes haitianos fueron atraídos a la República
dominicana para trabajar como temporeros en la zafra de la caña de azúcar.
Los trabajadores, hombres en su mayoría, eran confinados en los bateyes, asentamientos
dentro de las plantaciones. En una parte considerable de ese tiempo (1952-1986)
fueron contratados como braceros (taladores de caña) en la zafra de la caña
de azúcar en su propio país a través de acuerdos bilaterales entre los gobiernos
de haití y la República dominicana.

a raíz de la caída de los precios del azúcar en el mercado internacional a
partir de mediados de la década de 1980, la demanda de caña de azúcar sufrió
un brusco descenso. nuevos trabajadores migrantes procedentes de haití empezaron
a abrirse camino hacia la República dominicana, sin autorización.5 junto con
otros inmigrantes haitianos que anteriormente trabajaban en las plantaciones
de caña de azúcar, buscaron empleo fuera de los bateyes, en el diversificado
sector agrícola, el sector de la construcción y el incipiente sector turístico.

algunos grupos nacionalistas empezaron a utilizar estos cambios en los patrones
migratorios para fomentar el miedo a una “invasión pacífica” de haitianos.
En décadas recientes, el uso generalizado de esta retórica, envuelta en ideas
discriminatorias, ha caracterizado el debate público y político sobre la inmigración
haitiana. como consecuencia, han ido en aumento los llamamientos en favor de
medidas más contundentes por parte del estado para limitar el número de inmigrantes
haitianos y restringir el acceso de sus descendientes a la nacionalidad dominicana.6

dificUltades Para registrar el nacimiento

a lo largo de la década de 1990 se recibieron con regularidad informes sobre
funcionarios del Registro civil que se negaban a registrar el nacimiento de
los hijos de personas de ascendencia haitiana.7

Los funcionarios del Registro civil solían denegar de manera tajante la declaración
de nacimiento porque asumían que las personas nacidas en la República dominicana
de inmigrantes haitianos indocumentados no tenían derecho a la nacionalidad
dominicana, dado que sus progenitores eran “extranjeros en tránsito” (véase
infra). en otros casos, se denegaba el registro porque los progenitores carecían
de cédula de identidad dominicana o simplemente porque eran haitianos.8

5 josé cuello, Contratación de Mano de Obra Haitiana Destinada a la Industria
Azucarera Dominicana 1952-1986, editora taller. 6 véase una perspectiva histórica
de los patrones migratorios haitianos y los consiguientes cambios en las normativas
y prácticas de migración y registro civil en Riveros natalia, Estado de la
cuestión de la población en los bateyes dominicanos en relación a la documentación,
oBmica, enero de 2014.

7 Riveros natalia, Estado de la cuestión de la población en los bateyes dominicanos
en relación a la documentación, oBmica, enero de 2014, p 78.

8 fundaciones para una sociedad abierta, Dominicanos de ascendencia haitiana
y el derecho quebrantado a la nacionalidad: Informe presentado a la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos con motivo del 140° Período de Sesiones,
octubre de 2010, p. 5. Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre
de 2015

14 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

Los progenitores haitianos, o considerados haitianos, debían hacer frente a
un aluvión de obstáculos cuando intentaban declarar el nacimiento de sus hijos.
a menudo los funcionarios tenían una actitud despectiva, usando términos ofensivos,
manifestando su recelo sobre la autenticidad de los documentos y aplicando
de manera arbitraria y discriminatoria el procedimiento para la declaración
tardía de nacimiento.9 de hecho, en septiembre de 2005, la corte interamericana
de derechos humanos resolvió que la República dominicana había aplicado un
trato discriminatorio a la hora de reconocer la nacionalidad y había convertido
a esos niños en apátridas,10 y con ello había violado, entre otros, su derecho
a una nacionalidad, a igual protección de la « ley, » a un nombre y al reconocimiento
de su persona ante la « ley » (personalidad jurídica).11

la « ley » de migración de 2004

en agosto de 2004, estas prácticas discriminatorias ad hoc cobraron fuerza
de « ley » con la promulgación de la « Ley » General de migración (nº 284-05). con
arreglo a esta « ley, » se considera que los trabajadores extranjeros temporales
y los trabajadores migrantes indocumentados son extranjeros “en tránsito” (artículo
36). Por lo tanto, sus hijos ya no tienen acceso a la nacionalidad dominicana
sólo por haber nacido en el país.

La « ley » introducía además un sistema de registro diferente para los nacidos
en la República dominicana de madres extranjeras en situación migratoria irregular.
el artículo 28 disponía que el nacimiento de estas personas debía ser declarado
oficialmente en la embajada o el consulado del país del que la madre tuviera
la nacionalidad.

en diciembre de 2005, la suprema corte de justicia resolvió que la « Ley » de migración
era constitucional y no quebrantaba la norma constitucional relativa a la adquisición
de la nacionalidad (artículo 11)12 ni el principio de igualdad ante la ley.13
La corte declaró que los nacidos de madres extranjeras que estuvieran en situación
migratoria irregular en el 9 amnistía internacional, Vidas en tránsito. La
difícil situación de la población migrante haitiana y de la población dominicana
de ascendencia haitiana, 2007 (Índice ai: amR 27/001/2007), p. 23.

10 corte interamericana de derechos humanos, Caso de las Niñas Yean y Bosico
vs. República Dominicana, 8 de septiembre de 2005, párr. 160, disponible en
http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/ articulos/seriec_130_ esp.pdf.

11 Caso de las Niñas Yean y Bosico vs. República Dominicana, párr. 260.

12 constitución de la República dominicana de 2002.

13 el recurso contra la « Ley » de migración de 2004 había sido presentado por
15 onG dominicanas en julio de 2005.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 15 Personas apátridas en la república dominicana

momento de dar a luz no pueden ser dominicanos. esta decisión contraviene la
obligación del estado, contraída en virtud del derecho internacional, de garantizar
el derecho a no sufrir discriminación basada en el género14 o en la situación
migratoria15.

las decisiones administratiVas adoPtadas Por la JUnta central electoral en
2007

La junta central electoral (jce), órgano encargado del registro civil, empezó
a aplicar con carácter retroactivo la definición de “extranjeros en tránsito”
contenida en la « Ley » de migración de 2004. La junta se negó a expedir o renovar
documentos de identidad a dominicanos de ascendencia haitiana nacidos mucho
antes de la entrada en vigor de la « Ley » de migración de 2004, sobre todo si
sus progenitores no podían demostrar su condición de inmigrantes regulares
en el momento de nacer su hijo.

en 2007, la junta central electoral dio instrucciones a los funcionarios del
Registro civil para que se abstuvieran de expedir o renovar documentos de identidad
si sospechaban de “irregularidades” (Circular 017) y marcaran tales documentos
con un sello de “suspendido provisionalmente” en espera de investigación por
parte de la Junta (Resolución 012-2007). En los casos en que la Junta considerara
que había motivos suficientes, se entablarían demandas de nulidad sobre los
documentos. La JCE usó “irregularidades” para referirse expresamente a los
casos en que se expidió el certificado de nacimiento a personas nacidas en
la República dominicana de progenitores extranjeros que no habían demostrado
su residencia o su situación legal en el país.

La inmensa mayoría de las personas cuyos documentos han sido “suspendidos”
son dominicanos de ascendencia haitiana a las que, en muchos casos, habían
inscrito en el registro con documentos que no demostraban la situación migratoria
regular de los progenitores, como fichas de identificación del lugar de trabajo
o el pasaporte haitiano.

en 2007, la jce implementó el Libro Registro del nacimiento del niño(a) de
madre extranjera no Residente en República dominicana, normalmente llamado
“Libro de « Extranjería »”. La resolución por la que fue creado el Registro (02-2007)
tenía como fin la implementación del artículo 28 de la « Ley » de migración de
2004. el Libro de « extranjería » es un registro aparte donde se inscriben los
nacimientos de hijos cuyas madres no podían demostrar su situación migratoria
regular en el país.16 estar inscrito en el Libro de « extranjería » 14 con arreglo
al derecho internacional de los derechos humanos, los estados tienen la obligación
de garantizar la igualdad de derechos a mujeres y hombres con respecto a la
nacionalidad de sus hijos. véanse el artículo 9.2 de la convención sobre la
eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y el artículo
7.1 de la convención de los derechos del niño.

15 comité de derechos económicos, sociales y culturales, observación general
nº 20 (doc. onu e/c.12/ Gc/20), 2 de julio de 2009, párr. 30; comité de la
onu para la eliminación de la discriminación Racial, Recomendación general
nº 30, discriminación contra los no ciudadanos, párr. 7; corte interamericana
de derechos humanos, condición jurídica y derechos de los migrantes indocumentados,
opinión consultiva oc-18/03, 17 de septiembre de 2003, párr. 106.

16 como medida de implementación del artículo 28 de la « Ley » de migración de
2004, el ministerio de salud adoptó la Resolución 000009 en agosto de 2007,
que establecía el trato diferenciado de los nacidos de madres extranjeras en
situación migratoria irregular en los hospitales. para estos niños se expide
una constancia de nacimiento rosada, distinta de la constancia de nacimiento
de color blanco que se entrega al resto de los niños. esta disposición fue
posteriormente restablecida en el Reglamento nº 631-11 de aplicación de la
« Ley » General de migración (artículos 36-41).

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

16 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

no equivale en la práctica al registro oficial del nacimiento, que debe hacerse
en la embajada o el consultado del país del que la madre tiene la nacionalidad.

la constitUción de 2010

en el contexto de posiciones cada vez más endurecidas respecto a la población
dominicana de ascendencia haitiana, la nueva constitución dominicana, que entró
en vigor el 26 de enero de 2010, restringió aún más el acceso a la nacionalidad
dominicana. por primera vez, a los niños nacidos en la República dominicana
de inmigrantes irregulares se les negaba el derecho automático a la nacionalidad
dominicana.17 anteriormente, las únicas personas nacidas en el país que no
tenían derecho a la nacionalidad dominicana eran los hijos de representantes
de misiones diplomáticas y los hijos de “extranjeros en tránsito”.

interpretaciones jurídicas consolidadas en el país, basadas en constituciones
anteriores, limitaban la categoría de “extranjeros en tránsito” a las personas
que llevaban menos de 10 días de estancia en el país.18 por lo tanto, a los
niños nacidos en la República dominicana de progenitores haitianos se los había
reconocido formalmente como ciudadanos y se les había expedido certificado
de nacimiento, cédula de identidad y pasaporte dominicanos, independientemente
de la situación migratoria de sus progenitores, al menos en la inmensa mayoría
de los casos.19

el plazo de 10 días era acorde con una decisión de la corte interamericana
pronunciada en 2005, que decía lo siguiente: “[...] para considerar a una persona
como transeúnte o en tránsito, independientemente de la clasificación que se
utilice, el Estado debe respetar un límite temporal razonable, y ser coherente
con el hecho de que un extranjero que desarrolla vínculos en un estado no puede
ser equiparado a un transeúnte o a una persona en tránsito”.20

17 artículo 18.3 de la constitución de la República dominicana de 2010.

18 según la « Ley » de inmigración (nº 95 de 14 de abril de 1939) y el Reglamento
de migración (« Ley » nº 279 de 12 de mayo de 1939), que estuvieron en vigor hasta
agosto de 2004, eran “extranjeros en tránsito” quienes entraban en la República
Dominicana con el objetivo inicial de viajar a otro destino, las personas que
estaban en viaje de negocios o de esparcimiento y el personal diplomático.

19 En algunos casos, que hasta el final de la década de 1990 fueron más bien
esporádicos, funcionarios del Registro civil negaron la declaración de nacimiento
a progenitores haitianos indocumentados por razones discriminatorias basadas
en sus orígenes nacionales o en su situación migratoria.

20 Caso de las Niñas Yean y Bosico vs. República Dominicana, párr. 157. La
corte interamericana de derechos humanos reiteró sus argumentos en su decisión
Personas Dominicanas y Haitianas Expulsadas Vs. República Dominicana, párr.
294. amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 17 Personas apátridas en la república dominicana

motivoS de pReocUpación expReSadoS poR loS mecaniSmoS de deRecHoS HUmanoS de
la onU

todos los órganos de vigilancia de los tratados de la onU que han examinado
los informes periódicos de la república dominicana han expresado su preocupación
ante las medidas adoptadas por las autoridades dominicanas en relación con
las personas inmigrantes y dominicanas de ascendencia haitiana. Pusieron particular
énfasis en los siguientes asuntos:

1. el abuso del concepto jurídico de “extranjeros en tránsito”, las interpretaciones
restrictivas de la constitución que privan de la nacionalidad dominicana a
los nacidos en la república dominicana de padres inmigrantes haitianos y la
aplicación retroactiva de la « ley » de migración de 2004.21

2. Que persista la discriminación de los niños de ascendencia haitiana nacidos
en la república dominicana, especialmente mediante la anulación de los documentos
de identidad resultado de la aplicación de la « ley » de migración de 2004 y de
la circular 017.22

3. Que haya aumentado el número de niños nacidos en la república dominicana
a los que se niega el acceso al registro de nacimiento, lo que hace de ellos
apátridas en la práctica.23

4. la situación de posible apatridia creada por la interpretación restrictiva
de la constitución que hacen las autoridades dominicanas en relación con la
adquisición de la nacionalidad dominicana, y por su negativa a expedir documentos
de identidad a los dominicanos de ascendencia haitiana.24

5. el uso de la « ley » de migración de 2004 para negar la nacionalidad a las personas
nacidas en la república dominicana de mujeres de ascendencia haitiana.25

21 Observaciones finales del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales:
República Dominicana (E/C.12/1/Add.16), 12 de diciembre de 1997, párr. 17;
Observaciones finales del Comité de derechos humanos: República dominicana
(ccpR/co/71/dom), 26 de abril de 2001, párr. 18; Observaciones finales del
Comité de los Derechos del Niño: República Dominicana, (CRC/C/DOM/ CO/2), 1
de febrero de 2008, párr. 40; Observaciones finales del Comité para la Eliminación
de la discriminación Racial: República dominicana, 16 de mayo de 2008 (ceRd/c/dom/co/12),
párr. 14; Observaciones finales del Comité de Derechos Económicos, Sociales
y Culturales: República Dominicana, 19 de noviembre de 2010 (e/c.12/dom/co/3),
párr.11; comité para la eliminación de la discriminación contra la Mujer, Observaciones
finales sobre los informes periódicos sexto y séptimo combinados de República
dominicana, 23 de julio de 2013 (cedaW/c/dom/co/6-7), párr. 30.

22 e/c.12/dom/co/3, párr. 11.

23 E/C.12/DOM/CO/3, párr. 11. Observaciones finales del Comité de Derechos
Humanos: República dominicana, 19 de abril de 2012, (ccpR/c/dom/co/5), párr.
23.

24 ceRd/c/dom/co/12, párr. 14. comité para la eliminación de la discriminación
Racial, observaciones finales sobre los informes periódicos 13º y 14º de la
República Dominicana, 19 de abril de 2013 (cedaW/c/dom/co/13-14), párr. 19.

25 cedaW/c/dom/co/6-7, párr. 30.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

18 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

6. Que la sentencia de la corte interamericana de derechos Humanos referida
al caso de las niñas yean y bosico vs. república dominicana no haya sido cumplida
en su totalidad.26

7. Que, como resultado de estas políticas, se haya privado del pleno disfrute
de sus derechos humanos a los niños de ascendencia haitiana nacidos en la república
dominicana.27

tras una visita conjunta a la república dominicana en 2007, el relator especial
de la onU sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial,
xenofobia y formas conexas de intolerancia y la experta independiente de la
onU sobre cuestiones de las minorías, concluyeron que “se está negando a las
personas de ascendencia haitiana el pleno disfrute de su derecho a la nacionalidad
por motivos de discriminación racial”. entre otras, hacían la siguiente recomendación:
“de conformidad con el artículo 11 de la constitución, el gobierno de la república
dominicana debería reconocer el derecho de todas las personas nacidas en territorio
dominicano, incluidos los hijos de padre o madre haitianos, a la nacionalidad
dominicana sin discriminación por motivos de nacionalidad o condición de los
padres”.28

la sentencia PronUnciada Por el tribUnal constitUcional en 2013

Las autoridades no implementaron las numerosas recomendaciones formuladas por
los mecanismos internacionales de derechos humanos ni acataron una sentencia
vinculante de la corte interamericana de derechos humanos.29 varias personas
a quienes se les habían denegado los documentos de identidad, incluso aunque
hubieran estado alguna vez inscritos en el Registro civil dominicano, decidieron
recurrir a los tribunales nacionales para reclamar una solución. algunos casos
llegaron posteriormente al tribunal constitucional dominicano.

el 23 de septiembre de 2013, el tribunal constitucional dominicano se pronunció
sobre el caso de juliana deguis pierre, dominicana de ascendencia haitiana
(sentencia 168-13).30 juliana deguis había interpuesto un recurso de amparo
después de que la jce se quedara con su acta de nacimiento en 2008 y se negara
a expedir su cédula de identidad.

el tribunal desestimó el recurso de juliana deguis aduciendo que había sido
erróneamente inscrita como dominicana al nacer, y que sus progenitores habían
declarado su nacimiento con documentos que no demostraban su situación migratoria
regular en el país. el tribunal declaró que juliana deguis no debía haber adquirido
la nacionalidad dominicana en ningún caso porque sus progenitores eran “extranjeros
en tránsito” y, por tanto, ella era extranjera en la República dominicana.

26 ceRd/c/dom/co/13-14, párr. 23.

27 Observaciones finales del Comité de los Derechos del Niño: República Dominicana
(CRC/C/15/Add.150), 21 de febrero de 2001, párrs. 22 y 26; cRc/c/dom/co/2,
párr. 27; ccpR/c/dom/co/5, párr. 22.

28 informe del Relator especial sobre las formas contemporáneas de racismo,
discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia, doudou diène,
y de la experta independiente sobre cuestiones de las minorías, Gay mcdougall.
misión a la República dominicana, 18 de marzo de 2008, a/ hRc/7/19/add.5 y
a/hRc/7/23/add.3, párrs.108 y 125.

29 Resolución de la corte interamericana de derechos humanos de 10 de octubre
de 2011, caso de las Niñas Yean y Bosico vs. República Dominicana, supervisión
de cumplimiento de sentencia, http://www. corteidh.or.cr/docs/supervisiones/yean_10_10_11.pdf.
30 el fallo fue aprobado por 11 de los 13 jueces que presidían la causa. ambos
magistrados discrepantes emitieron un escrito donde argumentaban los motivos
de su decisión. amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 19 Personas apátridas en la república dominicana

el tribunal hizo hincapié en que juliana deguis no era sino una más de las
668.145 personas de origen haitiano que vivían en la República dominicana,31
y señaló que su sentencia no se aplicaba exclusivamente a su caso sino al de
todas las personas de ascendencia extranjera cuyo nacimiento hubiera sido declarado
en circunstancias análogas. seguidamente, el tribunal expuso un conjunto de
medidas aplicables a las personas de ascendencia extranjera que hubieran sido
inscritas en el Registro civil dominicano con posterioridad al 21 de junio
de 1929.32

en particular, el tribunal ordenó a la jce llevar a cabo una auditoría minuciosa
de todos los registros civiles a partir del 21 de junio de 1929 hasta la fecha
y que transfiriera la declaración de nacimiento de todos los “extranjeros irregularmente
inscritos” en el Registro civil de la República dominicana a unos registros
especiales. asimismo, daba instrucciones a la jce para que remitiera la lista
de personas irregularmente inscritas al ministerio de Relaciones exteriores,
así como al ministro de estado de interior y policía. por último, el tribunal
instaba al consejo nacional de migración a preparar un plan nacional para regularizar
a los extranjeros que vivían en situación irregular en el país en el plazo
de 90 días a partir de la notificación de la sentencia.33

La sentencia 168-13 ha tenido consecuencias de gran alcance para varias generaciones
de dominicanos de ascendencia extranjera. establece que quien no pueda demostrar
la situación migratoria regular de sus progenitores en el momento de su nacimiento
no será considerado ciudadano dominicano. y eso a pesar de que la constitución
vigente cuando nacieron garantizaba su derecho a la nacionalidad dominicana.
La sentencia tampoco tiene en cuenta el hecho de que muchos de los afectados
llevan toda su vida en la República dominicana, normalmente no tienen vinculación
ninguna al país de origen de sus antepasados y sienten un profundo apego por
la República dominicana.

elementos de la sentencia incomPatibles con el derecHo internacional sin duda,
los estados tienen derecho a establecer principios sobre la manera de adquirir
la nacionalidad, pero deben hacerlo respetando el marco del derecho internacional
de los derechos humanos. en particular, las leyes y prácticas nacionales no
deben infringir el derecho a no sufrir discriminación ni la obligación de evitar
la apatridia.34

31 sentencia 168-13 del tribunal constitucional, p. 23, disponible en http://presidencia.gob.do/
haitianossinpapeles/docs/sentencia-tc-0168-13-c.pdf. El Tribunal se refirió
a los resultados de una encuesta realizada en 2012 por la Oficina Nacional
de Estadísticas (ONE), el Fondo de Población de las naciones unidas (unfpa)
y la unión europea sobre inmigrantes residentes en la República dominicana
y descendientes de primera generación nacidos en el país.

32 La fecha se corresponde con la enrada en vigor de la constitución de 1929,
en virtud de la cual los niños nacidos en la República Dominicana de “extranjeros
en tránsito” ya no tenían derecho automático a la nacionalidad dominicana.

33 sentencia 168-13 del tribunal constitucional, decisiones 5ª-7ª, pp. 99-100.

34 Caso de las Niñas Yean y Bosico vs. República Dominicana, párr. 140.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

20 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

el derecho a la nacionalidad es un derecho consagrado en diversos instrumentos
internacionales de derechos humanos en los que la República dominicana es estado
parte.35 el derecho internacional impone ciertos límites sobre lo que es lícito
que hagan los estados,36 sobre todo si sus actos pueden dar lugar a situaciones
de apatridia. el derecho a la nacionalidad implica el derecho a no ser privado
arbitrariamente de la nacionalidad.37 Las medidas que conducen a la privación
de la nacionalidad deben cumplir ciertas condiciones a fin de garantizar que
se respeta este derecho: ajustarse a la legislación nacional; responder a una
finalidad legítima que sea compatible con el derecho internacional y, en particular,
con los objetivos del derecho internacional de los derechos humanos; ser el
instrumento menos perturbador de los que puedan conducir al resultado deseado;
y ser proporcionales al interés que se ha de proteger.38 La noción de arbitrariedad
no sólo incluye actos que van contra la « ley » sino también, en un sentido amplio,
elementos de incorrección, injusticia e imprevisibilidad.39

La decisión del tribunal constitucional dominicano no respetó los principios
de legalidad y proporcionalidad, y tuvo como consecuencia que un gran número
de personas fueran privadas de la nacionalidad de manera arbitraria y seguidamente
quedaran expuestas a una situación de apatridia.

el tribunal constitucional hizo caso omiso de interpretaciones jurídicas anteriores
autorizadas y consolidadas cuando decidió equiparar a los trabajadores migrantes
en situación irregular con los “extranjeros en tránsito”.

asimismo, aplicó su propia interpretación con carácter retroactivo cuando resolvió
que las personas en la misma situación a las que se hubiera reconocido la nacionalidad
dominicana desde 1929 debían ser eliminadas del Registro civil dominicano.

el principio de irretroactividad exige que la sanción se conozca (o que sea
posible conocerla) cuando se incurre en el acto o en la omisión del acto para
que sea lícita la sanción impuesta por la infracción de la ley.40

35 declaración universal de derechos humanos (artículo 15), convención americana
sobre derechos humanos (artículo 20) y declaración americana de los derechos
y deberes del hombre (artículo XiX). Respecto a los niños, su derecho a la
nacionalidad está protegido, en particular, por la convención de los derechos
del niño (artículo 7.1) y el pacto internacional de derechos civiles y políticos
(artículo 24.3).

36 corte interamericana de derechos humanos, Propuesta de Modificación a la
Constitución Política de Costa Rica Relacionada con la Naturalización. Opinión
Consultiva OC-4/84 del 19 de enero de 1984. Serie A No. 4, párr. 32.

37 artículo 15 de la declaración universal de derechos humanos y artículo 20
de la convención americana sobre derechos humanos.

38 Los derechos humanos y la privación arbitraria de la nacionalidad. Informe
del Secretario General (doc. onu a/hRc/13/34), 14 de diciembre de 2009, párr.
25.

39 doc. onu a/hRc/13/34, párr. 25.

40 decisión de la corte interamericana de derechos humanos de 28 de noviembre
de 2003 sobre el caso Baena Ricardo y otros vs. panamá, párr. 106. el principio
de irretroactividad reviste especial importancia cuando se refiere a la nacionalidad.
En situaciones relacionadas con reformas constitucionales o modificaciones
de la legislación nacional relativas a la ciudadanía, los Estados no deben
revocar la nacionalidad con carácter retroactivo (informe de la experta independiente
sobre cuestiones de las minorías, Gay mcdougal. a/hRc/7/23, 28 de febrero de
2008, párr. 79).

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 21 Personas apátridas en la república dominicana

La decisión del tribunal constitucional tampoco tiene en cuenta la adoptada
por la corte interamericana de derechos humanos sobre el caso de Las Niñas
Yean y Bosico vs. República Dominicana (2005). en esta decisión, que tiene
carácter vinculante para la República dominicana, la corte interamericana estableció
que la situación migratoria en ningún caso constituía una justificación para
privar a una persona del derecho a la nacionalidad o del disfrute y el ejercicio
de sus derechos. dispuso también que los hijos no heredaban la situación migratoria
de sus progenitores.41

en su decisión de agosto de 2014 sobre el Caso de personas dominicanas y haitianas
expulsadas vs. República Dominicana, la corte interamericana de derechos humanos
confirmó esta opinión42 y añadió que la introducción de criterios diferenciados
afectaba de manera desproporcionada a los dominicanos de ascendencia haitiana
y que “la aplicación de este criterio priva a las personas de seguridad jurídica
en el disfrute del derecho a la nacionalidad”.43 La corte interamericana de
derechos humanos concluyó que la sentencia violaba varios artículos de la convención
americana sobre derechos humanos; a saber: el derecho a igual protección de
la « ley, » el derecho a una personalidad jurídica, el derecho a un nombre, el
derecho a una nacionalidad y, si se consideraban en conjunto todas esas violaciones
de derechos humanos, el derecho a la identidad. en enero de 2015, el comité
de los derechos del niño de la onu expresó su preocupación por las “reformas
legales relativas a la nacionalidad [...] que contravienen los principios y
derechos consagrados en la Convención [de los Derechos del Niño]”44 y mencionaba
expresamente los posibles efectos de la sentencia en términos de privación
de su nacionalidad a los niños nacidos en el país de progenitores en situación
migratoria irregular.

según sostienen organizaciones dominicanas de derechos humanos y diversos abogados
y especialistas, la sentencia 168-13 contraviene además varias disposiciones
del derecho interno, entre ellas el artículo 39 de la constitución, que establece
el principio de no discriminación, y el artículo 110, que proclama el principio
de irretroactividad de la « ley, » a menos que sus efectos beneficien a la persona
afectada.45

41 Caso de las Niñas Yean y Bosico vs. República Dominicana, párr. 155. 42
en el Caso de personas dominicanas y haitianas expulsadas vs. República Dominicana
(2014), Sentencia de 28 de agosto de 2014, párr. 318, la Corte Interamericana
afirma que considerar la situación migratoria irregular de los progenitores
extranjeros “como una excepción a la adquisición de la nacionalidad en virtud
del ius soli, termina por revelarse discriminatorio como tal en República dominicana,
cuando se aplica en un contexto que previamente se ha señalado como discriminatorio
de la población dominicana de ascendencia haitiana”.

43 Caso de personas dominicanas y haitianas expulsadas vs. República Dominicana,
párr. 469.

44 Comité de los Derechos del Niño, Observaciones finales sobre los informes
periódicos tercero a quinto combinados de la República dominicana, 4 de febrero
de 2015 (cRc/c/dom/co/3-5) párrs. 7 y 27.

45 véanse, por ejemplo, dominican@s x derecho, Análisis de la Sentencia No.
168-13 del Tribunal Constitucional de la República Dominicana, disponible en
https://dominicanosxderecho.files.wordpress. com/2013/10/puntos-de-anc3a1lisis-de-la-sentencia-no-168-13-definiti
vo.pdf;
Participación Ciudadana, Participación Ciudadana expresa que el tribunal constitucional
viola la constitución y su propia « ley » orgánica, 3 de octubre de 2013, disponible
en http://www.pciudadana.org/detalle/noticia/tribunal_ constitucional_viola_la_constituci%c3%B3n_y_su_propia_« ley »_
org%c3%a1nica-918.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

22 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

efectos de la sentencia en términos de aPatridia el tribunal constitucional
es la máxima instancia judicial de la República dominicana y sus decisiones
son vinculantes para todas las demás autoridades. aunque la « Ley » de migración
de 2004 y las decisiones administrativas de la jce en 2007 expusieron a los
afectados al peligro de apatridia, la sentencia 168-13 convirtió en apátridas
por « ley » a varias generaciones de dominicanos de origen extranjero, en contravención
del derecho internacional. la obligación inteRnacional de pReveniR y evitaR
la apatRidia

Con arreglo al derecho internacional, se define como “apátrida” la persona
que no es “considerada como nacional suyo por ningún estado, conforme a su
legislación” y, por tanto, es alguien sin la nacionalidad o ciudadanía de un
lugar determinado. Es la definición contenida en el artículo 1.1 de la Convención
sobre el estatuto de los apátridas de 1954, que ya se considera parte del derecho
internacional consuetudinario, es decir, con carácter vinculante para todos
los estados con independencia de si son Partes en la convención. Una persona
es apátrida cuando nunca ha adquirido una nacionalidad (al nacer) o cuando
pierde o es privada de su nacionalidad sin haber adquirido la de otro país.

Habida cuenta de que la ciudadanía y la nacionalidad constituyen el vínculo
jurídico primordial entre el individuo y el Estado, el derecho a la nacionalidad
es fundamental. Confieren a la persona el derecho a la protección del estado,
así como múltiples derechos y obligaciones en virtud de la legislación nacional.

cada estado tiene la obligación de garantizar que no se niega la nacionalidad
a ninguna persona que tenga vínculos importantes con ese estado y que, si fuera
privada de ella, se convertiría en apátrida. la convención sobre los derechos
del niño obliga a los estados Partes a velar por la aplicación de estos derechos
de conformidad con su legislación nacional y las obligaciones que hayan contraído
en virtud de los instrumentos internacionales pertinentes en esta esfera, sobre
todo cuando el niño resultara de otro modo apátrida (artículo 7.2).

según la convención americana sobre derechos Humanos, “[t]oda persona tiene
derecho a la nacionalidad del estado en cuyo territorio nació si no tiene derecho
a otra” (artículo 20). este derecho no puede ser objeto de suspensión (artículo
27). igualmente, la convención para reducir los casos de apatridia establece
que los estados contratantes deben conceder su nacionalidad a las personas
nacidas en su territorio que de otro modo serían apátridas (artículo 1).

asimismo dispone que los estados contratantes no privarán de su nacionalidad
a las personas si esa privación va a convertirlas en apátridas (artículo 8).
El Estado dominicano no ha ratificado esta Convención, pero es signatario del
tratado y como tal está obligado a no hacer nada en contra de su objeto y propósito.46

resPUesta de las aUtoridades dominicanas el tribunal constitucional y otras
autoridades dominicanas han negado las acusaciones según las cuales en la República
dominicana se ha privado arbitrariamente de la nacionalidad a personas convirtiéndolas
en apátridas, afirmando que los afectados tienen la nacionalidad haitiana.
su argumento se basa en el artículo 11 de la constitución de haití de 1983,
según el cual todos los nacidos en el extranjero de padre o madre haitianos
que nunca hayan renunciado a su nacionalidad haitiana son haitianos.47 pero
no tiene en cuenta los cambios legislativos y constitucionales introducidos
en haití después de 1983, que hacen que adquirir la nacionalidad haitiana diste
mucho de ser automático.

46 artículo 18 de la convención de viena sobre el derecho de los tratados.

47 esta disposición se ha mantenido en las constituciones de 1987 y 2012.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 23 Personas apátridas en la república dominicana

en particular, el decreto sobre la nacionalidad de 1984, que seguía en vigor
en el momento de redactarse este informe, exponía con claridad que la persona
perdía su derecho a la nacionalidad haitiana si manifestaba su preferencia
por otra nacionalidad o la ejercía activamente.48 por lo tanto, es difícil
pretender que ahora tengan la nacionalidad haitiana niños nacidos en la República
dominicana de padres haitianos que, como juliana deguis, en su día adquirieron
la nacionalidad dominicana en virtud de la norma constitucional vigente en
ese momento.

además, la constitución de haití de 1987 introdujo la prohibición de la doble
nacionalidad. el hecho de que se suprimiera la prohibición de la doble nacionalidad
en la constitución de haití de 2012 no confería automáticamente la nacionalidad
haitiana a quienes la habían perdido debido a la prohibición. sigue pendiente
la adopción de una « ley » de nacionalidad que permita a los afectados solicitar
la nacionalidad haitiana. aunque las personas afectadas por la prohibición
de la doble nacionalidad podrían adquirir la nacionalidad haitiana en el futuro,
con arreglo a la legislación vigente en haití no se los considera nacionales
haitianos.

De hecho, las graves deficiencias del registro civil haitiano y el hecho de
que muchas personas carezcan de documentos de identidad se lo ponen todavía
más difícil a quienes viven en la República dominicana y desean demostrar sus
orígenes haitianos para reclamar la nacionalidad haitiana.

finalmente, las autoridades haitianas no han dado señales de querer reconocer
como ciudadanos haitianos a todos los afectados por la sentencia 168-13. en
declaraciones públicas, han hecho reiteradas alusiones a los “dominicanos de
ascendencia haitiana” y, en ocasiones, han considerado de manera explícita
que los afectados por la sentencia se encuentran en situación de apatridia.49

48 artículo 26.3, decreto sobre la nacionalidad haitiana, publicado en Le Moniteur
no. 18, 8 de noviembre de 1984.

49 véanse por ejemplo Haiti Libre, “Le ministère des haïtiens vivant à l’etranger
déplore la décision du gouvernement dominicain d’appliquer l’Arrêt du TC”,
27 de octubre de 2013; Haiti Press Network, “Allocution de l’Ambassadeur à
la réunion du GRULAC”, 21 de julio de 2015, disponible en http://www. hpnhaiti.com/site/index.php?option=com_cont
ent&view=article&id=16349:haiti-rd-onu-allocution-de-
lambassadeur-regis-a-la-reunion-du-grulac&catid=24:new-york&itemid=38. Índice:
amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

24 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 25 Personas apátridas en la república dominicana

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

26 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

2. la cRiSiS de apatRidia no ReSUelta

“este país me ha marcado mucho, ahora soy una sin bandera.”

dominicana de ascendencia haitiana que ha estado años privada de su constancia
de nacimiento, junio de 2015

La sentencia dictada por el tribunal constitucional en 2013 desató una oleada
de críticas tanto dentro como fuera del país. varios organismos internacionales,
incluidos varios organismos de la onu, la comisión interamericana de derechos
humanos y la comunidad del caribe (caRicom),50 así como varios gobiernos extranjeros51
expresaron profunda preocupación por los posibles perjuicios para los derechos
humanos de cientos de miles de personas.

esta ola de críticas fue recibida con hostilidad por amplios sectores de la
opinión pública dominicana y por los políticos de signo conservador, que calificaron
las expresiones de preocupación de “injerencias en la soberanía del país”.52
algunos de los defensores de la 50 comisión interamericana de derechos humanos,
“cidh expresa profunda preocupación ante sentencia del Tribunal Constitucional
de la República Dominicana”, 8 de octubre de 2013, disponible en http://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/20
13/073.asp;
alto comisionado de las naciones unidas para los Refugiados, “acnuR preocupado
por el potencial impacto de la decisión del tribunal Constitucional en República
Dominicana sobre las personas de ascendencia haitiana”, 2 de octubre de 2013,
disponible en http://www.acnur.org/t3/noticias/noticia/acnur-preocupado-por-el-potencial-impacto-
de-la-decision-del-tribunal-constitucional-en-republica-dominicana-sobre-las-personas-de-ascendencia-
haitiana/; fondo de las naciones unidas para la infancia, “declaración de unicef
sobre la decisión del Tribunal Constitucional sobre las personas de origen
haitiano nacidas en la República Dominicana”, 9 de octubre de 2013, disponible
en http://www.unicef.es/sala-prensa/declaracion-de-unicef-sobre-la-decision-
del-tribunal-constitucional-sobre-las-personas; caRicom, “statement on the
Ruling of the dominican Republic Constitutional Court on Nationality”, 17 de
octubre de 2013, http://www.caricom.org/jsp/ pressreleases/press_releases_2013/pres222_13.jsp.
51 durante el examen periódico universal de que fue objeto la República dominicana
en el consejo de derechos humanos en febrero de 2014, australia, Brasil, eslovenia,
estados unidos, irlanda, italia, jamaica, noruega, suiza y trinidad y tobago
expresaron su preocupación por los efectos de la sentencia 168-13 en materia
de derechos humanos. véase hRc/WG.6/18/L.13, párrs. 45, 50, 52, 54, 58, 65,
68, 83, 84 y 85.

52 véanse por ejemplo, fuerza nacional progresista, Sobre la sentencia 168-13,
26 de octubre de 2013, http://www.fuerzanacionalprogresista.org/sobre-la-sentencia-168-13/;
El Nuevo Diario, “‘el Gallo’ critica carta congresista EU sobre fallo del TC”,
4 de noviembre de 2013, http://elnuevodiario.com.do/app/ article.aspx?id=350752.
amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 27 Personas apátridas en la república dominicana

sentencia del tribunal constitucional solían emplear lenguaje xenófobo,53 y
unos cuantos acosaron abiertamente a defensores de los derechos humanos y otras
personas destacadas que se habían pronunciado públicamente contra la sentencia.54

atrapado entre las críticas nacionales e internacionales sobre las implicaciones
para los derechos humanos y una fuerte presión nacional para mantenerse firme,
el presidente se comprometió a buscar una solución “humanitaria” para abordar
un “problema humano”.55

en mayo de 2014, el presidente presentó ante el congreso un anteproyecto de
« Ley » que “establece un régimen especial para personas nacidas en el territorio
nacional inscritas irregularmente en el Registro Civil Dominicano y sobre naturalización”.
La « Ley » 169-14 fue rápidamente aprobada por el congreso el 22 de mayo de 2014.

la « ley » 169-14, Una solUción Parcial

La « Ley » 169-14 vino a refrendar la posición del tribunal constitucional de que
las personas nacidas en la República dominicana de extranjeros en situación
irregular debían ser consideradas extranjeras. como consecuencia, proponía
concesiones en lugar de reparaciones por las violaciones de derechos humanos
cometidas. ninguna de las soluciones planteadas prevé la restitución automática
de la nacionalidad dominicana a quienes ya la tenían en virtud del ordenamiento
jurídico nacional anterior a 2010. esto contraviene las recomendaciones formuladas
por la comisión interamericana de derechos humanos tras su visita a la República
dominicana en diciembre de 201356 así como la decisión pronunciada en 2014
por la corte interamericana de derechos humanos.57

53 véanse, por ejemplo, Acento, “nacionalistas: danilo debe ‘cuidarse’ de ‘traidores’
que tiene a su lado en el palacio”, 30 de noviembre de 2013, http://acento.com.do/2013/politica/1142091-nacionali
stas-
danilo-debe-cuidarse-de-traidores-que-tiene-a-su-lado-en-el-palacio/; Defiende
tu patria, “cientos muestran su apoyo a sentencia”, http://www.defiendetupatria.com/eventos/cientos-muestran-su-a
poyo-a-
sentencia-tc/

54 véanse por ejemplo 7 días, “¡muerte a los traidores! Gritan los nacionalistas
frente al altar de la Patria”, 5 de noviembre de 2013, http://www.7dias.com.do/portada/2013/11/05/i151260_muerte-

los-traidores-gritan-los-neonacionalistas-frente-altar-patria.html#.vivfs36rsuk;
Acento, “nacionalistas denuncian a Jun Bolívar y a Huchi por supuesta traición
a la patria”, 20 de noviembre de 2013, http:// www.7dias.com.do/portada/2013/11/05/i151260_muerte-los-traidores-g
ritan-los-neonacionalistas-frente-
altar-patria.html#.vivfs36rsuk

55 véanse por ejemplo El Caribe, “Danilo: hay que resolver el problema humano
creado por fallo del TC”, 8 de octubre de 2013, disponible en http://www.elcaribe.com.do/2013/10/08/danilo-medina
-sentencia-
del-creo-problema-que-hay-que-resolver; 7 días, “medina habría reiterado a
directora onu-mujer que buscará solución humanitaria a fallo del TC”, 14 de
octubre de 2013, disponible en http://www.7dias. com.do/portada/2013/10/14/i149857_medina-habria-reiterado-direct
ora-onu-mujer-que-buscara-
solucion-humanitaria-fallo-del.html#.vg623plvhBc. 56 comisión interamericana
de derechos humanos, observaciones preliminares de la visita de la cidh a República
dominicana, 6 de diciembre de 2013, disponible en http://www.oas.org/es/cidh/prensa/
comunicados/2013/097a.asp.

57 Caso de personas dominicanas y haitianas expulsadas vs. República Dominicana,
párr. 469.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

28 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

La « Ley » establece dos categorías de personas nacidas en la República dominicana
de inmigrantes en situación irregular. En la primera (“Grupo A”) se incluyen
todas las personas que en algún momento fueron inscritas en el Registro civil
dominicano. La segunda (“Grupo B”) engloba a todos los nacidos en la República
Dominicana cuyo nacimiento nunca fue declarado.

La solución propuesta por la « ley » para las personas a las que clasifica en el
Grupo A no prevé que se les proporcione una reparación inmediata y adecuada.
en lugar de reconocer expresamente que los afectados por la sentencia 168-13
tenían la nacionalidad dominicana, la « ley » encarga al JCE acometer un proceso
de “regularización” mediante el cual se podría acreditar como nacionales dominicanos
a las personas de ese grupo y expedir cédulas de identidad para ellas.

con arreglo a la « ley, » las personas del Grupo B deben someterse a un largo proceso
para volver a adquirir la nacionalidad dominicana (conocido comúnmente como
“plan de Naturalización”). Para iniciar el proceso primero deben inscribirse
como extranjeros en el Libro de « extranjería, » un requisito que, como ya estableció
la comisión interamericana de derechos humanos, incumple las obligaciones del
país en materia de derechos humanos.58 a continuación se les asigna una categoría
migratoria59 y se les concede un permiso de residencia. Las personas afectadas
deben esperar dos años para poder solicitar la naturalización como nacionales
dominicanos.

Las disposiciones de la « ley » relativas al Grupo a eran de aplicación inmediata.
pero las relativas al Grupo B no entraron en vigor hasta que se aprobó el reglamento
de aplicación, el 23 de julio de 2014.60 La « ley » fijaba un plazo de 90 días
a partir de esa fecha para que las personas incluidas en el Grupo B se inscribieran
como extranjeras. al término de ese plazo, sólo una minoría había podido inscribirse,
por lo que las autoridades ampliaron el plazo otros 90 días, hasta el 1 de
febrero de 2015.61 no ha habido más ampliaciones del plazo desde entonces.

en agosto de 2014, la corte interamericana de derechos humanos señaló explícitamente
que los artículos 6, 8 y 11 de la « Ley » 169-14 –que exigen que las personas del
Grupo B se registren como extranjeras y opten al proceso de naturalización–
contravienen las obligaciones internacionales de la República dominicana y
ordenó al estado que adoptara las medidas necesarias en un plazo razonable
para garantizar que la sentencia 168-13 y varias partes de la « Ley » 169-14 referidas
al Grupo B no dieran lugar a situaciones incompatibles con 58 Caso de personas
dominicanas y haitianas expulsadas vs. República Dominicana.

59 En su Sección IV, la « Ley » de Migración de 2004 define dos categorías migratorias
distintas de admisión de extranjeros en el país, dependiendo de si la persona
tiene intención de asentarse en territorio dominicano. Son las categorías de
“residentes” y “no residentes”. La categoría de “residentes” se divide en “permanentes”
y “temporales”, en función de si la intención del extranjero es asentarse con
carácter permanente o temporal.

60 decreto nº 250-14.

61 La ampliación se dispuso mediante la « Ley » 520-2014, que entró en vigor el
31 de octubre de 2014.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 29 Personas apátridas en la república dominicana

el derecho internacional.62 no obstante, el gobierno dominicano desestimó la
sentencia por considerarla “extemporánea, sesgada e inoportuna” y dejó claro
que no pensaba acatarla.63

en enero de 2015, el comité de los derechos del niño de la onu expresó su preocupación
por el hecho de que el proceso de naturalización previsto en la « Ley » 169-14
no se ajustaba plenamente a la convención sobre los derechos del niño, e instaba
encarecidamente a la República dominicana a garantizar “el restablecimiento
de la nacionalidad a todas las personas, incluidos los niños, que hayan nacido
antes de la constitución de 2010 y se hayan visto afectadas por la sentencia
del Tribunal Constitucional de 23 de septiembre de 2013”.64 Las autoridades
no han tomado medidas para poner en práctica esta recomendación.

no sólo es que la « Ley » 169-14 contraviene en algunos aspectos las obligaciones
de la República dominicana en materia de derechos humanos, sino que además
su aplicación ha resultado problemática para ambos grupos. mientras que algunos
afectados han podido obtener documentos de identidad dominicanos, otros no;
de estos últimos, la mayoría sigue siendo apátrida en la práctica.

Personas cUyo nacimiento en la rePública dominicana fUe declarado (grUPo a)

“Esto es grave, no podemos estar así, sin documentos, necesitamos echar hacia
adelante.”

Joven dominicana de ascendencia haitiana que lleva mucho tiempo privada de
sus documentos de identidad, entrevistada por amnistía internacional en junio
de 2015.

La « ley » es ambigua en cuanto a la naturaleza del proceso de “regularización”
para las personas del Grupo a en concreto, y el reglamento de aplicación no
ofrecía orientación de ninguna clase para ello.65 como consecuencia, la jce
continuó realizando una auditoría de todas las personas inscritas “irregularmente”
en el Registro Civil Dominicano y declaró que los afectados no podían recibir
sus documentos de identidad hasta que hubieran superado con éxito el proceso.

62 Caso de personas dominicanas y haitianas expulsadas vs. República Dominicana,
párrs. 324 y 468.

63 Diario Libre, “El gobierno rechaza la sentencia de la Corte Interamericana
de los derechos humanos”, 24 de octubre de 2014, http://www.diariolibre.com/noticias/el-gobierno-rechaza-la-sente
ncia-de-la-corte-
interamericana-de-los-derechos-humanos-mfdL851951. unas semanas después de
esta sentencia, el tribunal constitucional dominicano dictó otra en la que
declaraba nula la aceptación de la jurisdicción de la corte interamericana
de derechos humanos por parte del estado en 1999. seguidamente, el gobierno
dominicano anunció que indicaría su posición en relación con la decisión. sin
embargo, en el momento de redactarse este informe no lo había hecho. 64 Comité
de los Derechos del Niño, Observaciones finales sobre los informes periódicos
tercero a quinto combinados de la República dominicana, (cRc/c/dom/co/3-5),
4 de febrero de 2015, párrs. 27-28.

65 el reglamento de aplicación de la « ley » sólo mencionaba las disposiciones
aplicables a las personas nacidas en la República dominicana que nunca habían
sido inscritas en el Registro civil dominicano (Grupo B).

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

30 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

no obstante, la jce no dio explicaciones detalladas sobre las distintas fases
de la auditoría, los criterios aplicados y las implicaciones del proceso. por
ejemplo, el 26 de mayo de 2015, la JCE anunció los resultados finales de la
auditoría. El presidente de la JCE afirmó que se habían auditado 60.089 actas
de declaración de nacimiento, de las cuales 27.510 habían sido “autorizadas”,
25.378 habían sido “transcritas”, 4.391 iban a ser objeto de “mayor investigación”,
2.678 estaban “en proceso de reconstrucción” y 132 iban a ser objeto de demanda
de nulidad ante los tribunales.66 sin embargo, no dio explicación alguna sobre
las distintas clasificaciones ni sobre las consecuencias para las personas
afectadas.

el 26 de junio de 2015, la jce publicó los nombres de alrededor de 55.000 personas
cuyos casos habían superado el proceso de auditoría. anunció que todos los
incluidos en la lista ya podían acudir a las oficinas pertinentes del Registro
Civil para obtener sus “actas de registro de inscripción que los acredita como
dominicanos y dominicanas”.67 Las personas que figuran en la lista publicada
por la JCE en junio se dividen en “autorizadas” y “transcritas”, pero la JCE
tampoco explica en esta ocasión el significado de ambas categorías.

Por lo que Amnistía Internacional ha podido determinar, el término “transcritas”
parece indicar que estas personas tienen o tendrán declarado su nacimiento
en un registro civil aparte, llamado “Libro de Transcripción”, y que recibirán
un acta de nacimiento nueva en la que no constará el hecho de que habían sido
inscritos anteriormente. este mecanismo de “transcripción” carece de una definición
precisa y de base jurídica en la legislación dominicana, lo que podría dar
lugar a interpretaciones arbitrarias y discriminatorias en el futuro. Una organización
dominicana de derechos humanos definió la transcripción como “acto de segregación
que agrupa e identifica en libros especiales a una población especialmente
vulnerable y ya estigmatizada como víctima de la Sentencia 168-13”.68

el gobierno dominicano se apresuró a utilizar la publicación de la lista de
la jce con alrededor de 55.000 nombres como demostración de que todas las personas
incluidas en ella tenían su situación resuelta y la nacionalidad dominicana
reconocida.69 sin embargo, el proceso adolece de falta de claridad, demoras
e incoherencias que han generado obstáculos adicionales a los afectados a la
hora de ver reconocida en la práctica su nacionalidad dominicana. ante tales
acusaciones de las organizaciones dominicanas e internacionales de derechos
humanos, las autoridades dominicanas reconocieron posteriormente la existencia
66 véase por ejemplo Listín Diario, “La Junta presenta la auditoría al Registro
Civil ordenada por el TC”, 27 de mayo de 2015, http://listindiario.com/la-republica/2015/05/27/368695/la-junta-pr
esenta-la-
auditora-al-registro-civil-ordenada-por-el-tc. amnistía internacional comprobó
los datos consultando la presentación de la auditoría a la comunidad internacional
elaborada por la jce.

67 La lista puede consultarse en el sitio web de la jce, http://beta.jce.gob.do/Registro-civil/auditoria-
consulta-Registros-Ley-169-14-tc0168-13. 68 centro Bonó, República Dominicana.
La situación de los derechos humanosy el desafío de protegerlos para todos
y todas, diciembre de 2014, p. 49. 69 véase por ejemplo el discurso del presidente
de la República en la cumbre del sistema de la integración centroamericana
(sica) el 26 de junio de 2015. amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice:
amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 31 Personas apátridas en la república dominicana

de “casos aislados” aún pendientes de resolver y afirmaron que “el gobierno
está decidido a hacer todo lo que pueda para resolver estos casos”.70

obstácUlos Para lograr el reconocimiento de la nacionalidad dominicana amnistía
internacional y organizaciones dominicanas de derechos humanos han documentado
varios casos de personas de ascendencia haitiana a quienes deniegan los documentos
de identidad desde hace tiempo y cuyos nombres no figuran en la lista. La JCE
todavía no ha explicado las consecuencias de no figurar en la lista.

jackelyn valeis Hipolita nació en 1992 en la provincia de san Pedro de marcorís
de progenitores haitianos, quienes declararon su nacimiento en el registro
civil dominicano, y se expidió un acta de nacimiento. en 2011, Jackelyn Valeis
solicitó la cédula de identidad nacional, pero su solicitud fue desestimada
con el argumento de que sus padres eran ciudadanos extranjeros. El nombre de
Jackelyn Valeis no figura en la lista de alrededor de 55.000 personas publicada
por la JCE. Ha acudido repetidamente a su oficina local de registro civil para
solicitar la cédula de identidad, pero se la deniegan continuamente porque
todavía no ha sido “transcrita”. Jackelyn Valeis contó a amnistía internacional
que estaba muy preocupada porque no sabía qué consecuencias tenía el hecho
de que su nombre no apareciera en la lista de la Jce. al no tener cédula de
identidad, no ha podido declarar el nacimiento de sus tres hijos ni incluirlos
en el seguro de salud de su esposo. en ocasiones ha tenido que recurrir a amigos
para pedirles un préstamo y así poder pagar los medicamentos que necesitaban
sus hijos.

amnistía internacional y organizaciones dominicanas de derechos humanos han
documentado varios casos de personas de ascendencia haitiana nacidas en la
República dominicana que, a pesar de estar incluidas en la lista con unos 55.000
nombres, no han podido obtener documentos de identidad que demuestren su nacionalidad
dominicana. en concreto, las personas cuyo nombre la jce había borrado unilateralmente
del Registro civil Dominicano al parecer están teniendo dificultades para obtener
documentos de identidad.71

70 declaración del embajador de República dominicana en Ginebra en un acto
paralelo sobre la situación de los dominicanos de ascendencia haitiana durante
el 30 periodo de sesiones del consejo de derechos humanos de la onu el 28 de
septiembre de 2015. declaración del representante de la República dominicana
en la audiencia pública de octubre de 2015 de la comisión interamericana de
derechos Humanos, “República Dominicana: Derecho a la nacionalidad”, 156 periodo
ordinario de sesiones, 23 de octubre de 2015, disponible en https://www.youtube.com/watch?v=tzx8ncxdvrg.
71 Las instrucciones firmadas en abril de 2011 por el presidente de la JCE
(“Instructivo para la aplicación de la Resolución 02-2007”) disponen la creación
de un Registro Especial para inscribir a los hijos de madres en situación migratoria
irregular que hubieran nacido antes de la entrada en vigor de la « Ley » de Migración
de 2004. Las instrucciones especifican que este registro estará regulado bajo
las mismas disposiciones establecidas para el Libro de « extranjería. » debido
a esta decisión, que constituye un ejemplo claro de aplicación retroactiva
de la « ley, » muchas personas nacidas antes de 2004 que estaban inicialmente inscritas
en el Registro civil dominicano descubrieron que habían sido transferidas a
este Registro especial y que les habían asignado actas de nacimiento como extranjeros.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

32 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

mery jean Figaro nació en 1991 en san Pedro de macorís de progenitores haitianos.
fue inscrita en el registro civil dominicano, pero desde 2012 le deniegan la
cédula de identidad. en septiembre de 2014 volvió a solicitar la cédula de
identidad en su oficina local del registro civil; le dieron comprobante con
la nota “libro registro especial”. cuando estaba en la oficina central de la
JCE le dijeron que no había ningún problema con su declaración de nacimiento.
Pero, a principios de agosto de 2015, en la oficina del registro civil de San
Pedro de Marcorís, le dijeron que había sido traspasada al Libro de « Extranjería ».
Su nombre figura en la lista publicada por la Jce en junio como “transcrita”
pero en la práctica no ha conseguido su cédula de identidad, a pesar de sus
visitas semanales a la oficina del Registro Civil.

varias personas incluidas en la lista de la jce seguían sin saber con certeza
si iban a poder disfrutar plenamente de la nacionalidad dominicana y a tener
documentos de identidad, ni cuándo, porque la jce había solicitado que los
tribunales nacionales declarasen nulas sus actas de nacimiento debido a presuntas
irregularidades. cuando anunció los resultados de la auditoría, la JCE afirmó
que sólo se habían presentado demandas de nulidad del acta de nacimiento en
132 casos. sin embargo, la jce no dio detalles sobre la naturaleza de las presuntas
irregularidades ni sobre las implicaciones de esta decisión para los afectados.
además, en el sitio web de la jce se enumeran 119 demandas de nulidad de actas,
la mayoría de las cuales parecen datar de fechas muy anteriores a la finalización
de la auditoría.72

además, según las organizaciones dominicanas de derechos humanos, hay muchas
más personas cuya acta de nacimiento ha sido objeto de una demanda de nulidad,
pero sus nombres no figuran en la lista de las 119 publicada por la JCE. La
razón esgrimida por la jce para presentar estas demandas ante los tribunales,
la mayoría presentadas antes de que se aprobara la « Ley » 169-14, es que en la
inmensa mayoría de los casos la persona había sido inscrita en el Registro
civil dominicano con documentos que no demostraban la situación migratoria
regular de sus progenitores en el país.

isidro berique delma nació de progenitores haitianos en 1988 en un batey de
la provincia de san Pedro de marcorís. fue inscrito al nacer en el registro
civil y obtuvo el acta de nacimiento. en 2007 solicitó copia de su acta de
nacimiento para pedir la cédula de identidad. su solicitud fue denegada en
varias ocasiones con el argumento de que sus padres eran haitianos. en septiembre
de 2011, la Jce presentó una demanda de nulidad de su acta de nacimiento. más
adelante se celebró una vista judicial para examinar su solicitud, pero no
se llegó a emitir una decisión. finalmente se expidió una cédula de identidad
para isidro berique en noviembre de 2014. Sin embargo, su nombre figura en
la lista elaborada por la JCE con las 119 actas de nacimiento que han sido
objeto de demandas de nulidad ante los tribunales. Curiosamente, también figura
en la lista de alrededor de 55.000 personas auditadas que podrían ser reconocidas
como dominicanas. en dicha lista aparece clasificado como “transcrito”. Isidro
Berique sigue sin tener clara su situación, ya que la JCE no ha dado ninguna
explicación sobre su inclusión en ambas listas.

72 http://beta.jce.gob.do/web/pdf/estatusdemandasnulidadactasLey169-2014.pdf

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 33 Personas apátridas en la república dominicana

Personas cUyo nacimiento en la rePública dominicana nUnca HabÍa sido declarado
(grUPo b)

“Yo no soy extranjero, yo nací aquí, no quiero estar en el Libro de « Extranjería. »”

dominicano de ascendencia haitiana cuyo nacimiento no había sido declarado,
hablando de la « ley » 169-14 en una entrevista con amnistía internacional, junio
de 2015

Las autoridades confirmaron que habían recibido 8.755 solicitudes de naturalización
de personas cuyo nacimiento no había sido declarado en ningún momento (Grupo
B) antes de expirar el plazo (1 de febrero de 2015).73 sin embargo, las autoridades
dominicanas habían calculado inicialmente que 53.438 personas podían corresponder
al Grupo B.74

organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos documentaron
diversas deficiencias en la aplicación de la « Ley » 169-14 en relación con las
personas del Grupo B.75 entre ellas: los retrasos en la creación de unidades
de tramitación de solicitudes y la falta de apertura de oficinas en todas las
provincias; campañas insuficientes de información pública, sin alcance suficiente
para llegar a las comunidades afectadas;76 engorrosos requisitos de documentación,
incluidas peticiones de documentos que no exige la legislación ni la normativa
que regula su aplicación.

amnistía internacional entrevistó a decenas de personas que no se habían inscrito
en el plan de Naturalización. Las razones que adujeron para no hacerlo vienen
a reafirmar el análisis anterior sobre los defectos del plan. por ejemplo,
mientras que unos no se enteraron de que existía el proceso, otros no pudieron
afrontar el gasto de solicitar los documentos requeridos. algunos no pudieron
inscribirse dentro del plazo, y otros no consiguieron que les facilitaran los
documentos de identidad de sus progenitores. este último requisito se introdujo
en virtud de un instructivo publicado por el ministerio de interior y policía
el 9 de septiembre de 2014. Aunque fue rescindido oficialmente sólo 10 días
más tarde, la mayoría de las oficinas que tramitaban las solicitudes continuaron
aplicándolo. varias personas entrevistadas por amnistía internacional dijeron
que sí habían tenido conocimiento del plan de naturalización pero habían decidido
no presentar solicitud porque no lo consideraban pertinente, puesto que ellas
ya eran dominicanas.

73 El Día, “8755 hijos de extranjeros se inscribieron en el proceso de Naturalización”,
2 de febrero de 2015, http://eldia.com.do/8755-hijos-de-extranjeros-se-inscribieron-en-el-proceso-de-naturalizaci
on/.
74 véase, por ejemplo, la declaración del representante de la República dominicana
en la audiencia pública de octubre de 2014 de la comisión interamericana de
derechos humanos (cidh), “avances y desafíos de la « Ley » 169/14 en República
Dominicana”, 153 Período de Sesiones Ordinarias, 31 de octubre de 2014, disponible
en https://www.youtube.com/watch?v=yq0Rjeltprs&feature=youtu.be. Las autoridades
afirmaron que el dato basaba en los resultados de la Encuesta Nacional de Inmigrantes
de 2012.

75 véanse, por ejemplo, centro Bonó & mudha, Balance general de la « Ley » 169-14
a un año en vigor, mayo de 2015, y human Rights Watch, Somos dominicanos, somos
dominicanas: Privación arbitraria de la nacionalidad en la República Dominicana,
1 de julio de 2015, disponible en https://www.hrw.org/es/ report/2015/06/30/somos-dominicanos-somos-dominicanas/p
rivacion-arbitraria-de-la-nacionalidad-en-la.
76 el gobierno dio a conocer el plan de naturalización principalmente a través
de anuncios publicitarios en televisión, radio y prensa. pero no organizó reuniones
ni otras actividades de difusión pública en comunidades con una elevada concentración
de posibles beneficiarios. Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional,
noviembre de 2015

34 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

Rosa, de 16 años, estaba embarazada de varios meses cuando fue entrevistada
por amnistía internacional. rosa nació en la república dominicana pero su nacimiento
no fue declarado en ningún momento porque sus padres eran haitianos y no tenían
documentos de identidad. sus ocho hermanos y hermanas pudieron inscribirse
en el Plan de naturalización, pero rosa vivía entonces en otra provincia y
no sabía que tenía que inscribirse, ya que no había podido comunicarse con
su familia. al no haberse inscrito ella en su día, tampoco su hijo podrá constar
en el registro. comentó: “me gustaría seguir estudiando y trabajar. me gustaría
que mi hijo tuviera un futuro mejor que el mío”.

dilta lleva 27 años viviendo en la república dominicana; llegó al país procedente
de Haití cuando tenía 10 años. Ha intentado repetidamente inscribir en el registro
a sus 10 hijos, de edades comprendidas entre 1 y 21 años, todos nacidos en
la república dominicana, pero siempre se lo han denegado. todos, menos uno,
nacieron en un hospital y recibieron constancias de nacimiento, pero se perdieron
hace unos años al inundarse la vivienda familiar durante un huracán. cuando
oyó hablar del Plan de naturalización, solicitó copia de las constancias en
el hospital pero le dijeron que volviera otro día. no tenía recursos para volver
al hospital ni para obtener otros documentos que necesita para inscribir a
sus hijos en el Plan de naturalización. “lo que deseo es un acta de nacimiento
para mis hijos. es mi único deseo”, dijo a amnistía internacional. natali,
eliana y gufana son hermanas y tienen 17, 15 y 13 años, respectivamente. nacieron
en montecristi, localidad del norte de la república dominicana, de padre y
madre haitianos. a su madre le denegaron la constancia de nacimiento en el
hospital y la declaración del nacimiento en el registro civil en el caso de
las tres porque no tenía pasaporte. las tres hermanas intentaron acogerse al
Plan de naturalización con ayuda de un sacerdote local, pero sus solicitudes
fueron rechazadas porque su madre no tenía acta de nacimiento. la madre viajó
entonces a Haití para solicitar copia de su acta de nacimiento, que no llegó
hasta junio, cinco meses después de expirar el plazo para inscribirse en el
plan con arreglo a la « ley » 169-14. natali dijo: “nos sentimos mal, queremos
un chance para inscribirnos otra vez. otras deficiencias de la « ley » 169-14 Para
los solicitantes el reglamento de la « Ley » 169-14 establece un plazo de tramitación
de 30 días para que las unidades de aplicación decidan sobre cada caso, es
decir 30 días desde la fecha en que reciben la solicitud o, si el expediente
está incompleto, desde la recepción de la documentación adicional. si la solicitud
es aceptada, los funcionarios deben remitir el nombre y los datos biométricos
del interesado a la jce para inscribirlos en el Libro-Registro de « extranjería »
y que el ministerio de interior y policía pueda asignarle una categoría migratoria.

Sin embargo, estos plazos no se han respetado. A finales de marzo de 2015,
las autoridades dominicanas anunciaron que aproximadamente el 40% de las 8.755
solicitudes habían sido aceptadas y que los solicitantes recibirían documentos
que les permitirían “regularizar su estatus migratorio”. Más del 23 por ciento
de las solicitudes se consideraron incompletas y se ha pedido más información
a los interesados.77

77 l Caribe, “3 mil son aptos para ser naturalizados”, 3 de marzo de 2015,
http://www.elcaribe.com. do/2015/03/24/3-mil-son-aptos-para-ser-naturalizados.
amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 35 Personas apátridas en la república dominicana

no obstante, los solicitantes no empezaron a recibir respuestas hasta mediados
de julio.78 en el momento en que se escriben estas líneas, las autoridades
dominicanas aún deben publicar estadísticas finales o provisionales sobre el
resultado del proceso. En septiembre de 2015, un diplomático dominicano afirmó
en un acto público que 3.620 solicitantes no habían recibido aún respuesta,
pues las autoridades dominicanas competentes estaban examinando sus solicitudes
y, en algunos casos, porque se estaban buscando documentos o información.79

Según ONG dominicanas, todos los permisos que han podido verificar dan derecho
a los solicitantes a la residencia permanente en el país. amnistía internacional
hace notar que este documento (carnet de regularización migratoria) indica
que el titular ha nacido en la República dominicana, y señala a haití como
país de nacionalidad. amnistía internacional no tiene constancia de que esta
referencia a la nacionalidad haitiana haya sido verificada con las autoridades
de haití.

Estos carnets no permiten a sus portadores acceder a empleos formales y servicios
oficiales ni ejercer plenamente sus derechos humanos, ya que para ello necesitarían
también conseguir sus cédulas de identidad como ciudadanos extranjeros. sin
embargo, algunas organizaciones dominicanas de derechos humanos dijeron a amnistía
internacional que los funcionarios del registro civil se habían negado a expedirles
tales documentos de identidad alegando que aún no habían recibido instrucciones
oficiales de la JCE para hacerlo. Uno de los requisitos para conseguir una
cédula de identidad como ciudadano extranjero es que la persona presente un
pasaporte, documento del que carecen quienes pertenecen al Grupo B.80

incluso quienes han recibido respuesta positiva a su solicitud se enfrentan
a un proceso de naturalización largo e incierto. La « Ley » 169-14 no establece
un procedimiento especial para la naturalización, sino que hace referencia
al procedimiento común establecido en las leyes previas.81 como ha documentado
human Rights Watch, entre los futuros obstáculos para la naturalización se
encuentra la falta de pasaporte extranjero del solicitante y la discreción
del presidente que esté en el poder en el momento en que pueda solicitarla.82
incluso si la persona solicitante se naturaliza como ciudadana dominicana,
no disfrutará de los mismos derechos que los ciudadanos dominicanos,83 aunque
hubiera sido ciudadana dominicana por 78 el 16 de julio de 2015, el ministerio
del interior y de la policía publicó una lista de 376 personas que se habían
acogido al plan de naturalización en virtud de la « Ley » 169-14 y habían obtenido
permisos de residencia. una semana después, se publicó una nueva lista con
620 personas. sin embargo, la última versión de la lista de solicitudes aceptadas
del ministerio incluía los nombres de migrantes que se habían acogido al plan
nacional de Regularización, además de los de las personas que habían presentado
sus solicitudes acogiéndose a la « ley » 169-14. Las listas pueden consultarse
en http://mip.gob. do/index.php/documentos-pnre.

79 declaración del embajador de República dominicana ante las organizaciones
internacionales en Ginebra en un acto paralelo sobre la situación de los dominicanos
de ascendencia haitiana durante el 30 periodo de sesiones del consejo de derechos
humanos de la onu el 28 de septiembre de 2015.

80 http://beta.jce.gob.do/c%c3%a9dulas-extranjeros

81 « Ley » no. 1683 sobre naturalización, del 16 Abril de 1948, modificada por
la « Ley » 4063.

82 human Rights Watch, Somos dominicanos, somos dominicanas. Privación arbitraria
de la nacionalidad en la República Dominicana.

83 el artículo 19 de la constitución dominicana establece que las personas
extranjeras naturalizadas conforme a la « ley » no pueden optar a la presidencia
o la vicepresidencia de los poderes del estado. Índice: amr 27/2755/2015 amnistía
internacional, noviembre de 2015

36 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

nacimiento y posteriormente haya sido privada de su nacionalidad por la sentencia
168-13. además, su nacionalidad dominicana podría serle revocada en diversas
circunstancias que recoge la « Ley, » algunas de las cuales son ambiguas y no conformes
a las normas jurídicas internacionales.84

el 26 de junio de 2015, en la 45 cumbre del sistema de la integración centroamericana
(SICA), el presidente, tratando de fundamentar su afirmación de que nadie es
apátrida en la República Dominicana, afirmó: “8.775 del grupo B [...] han visto
su nacionalidad reconocida por la Junta Central Electoral”.85 Sin embargo,
esta afirmación carece de claridad y transparencia. si quiere decir que la
jce ha atribuido a las personas afectadas una nacionalidad diferente de la
dominicana, esto excedería de sus competencias, y por tanto no sería válido
a efectos de determinar si las personas afectadas son o no apátridas. Si significa
que la JCE ha reconocido la nacionalidad dominicana de la totalidad de los
8.755 solicitantes, eso sería falso, ya que el análisis realizado anteriormente
demuestra que ninguno de los 8.755 solicitantes tendrá la nacionalidad dominicana
hasta haber conseguido la naturalización.

Resumiendo, salvo que hayan adquirido otra nacionalidad, las personas registradas
en virtud de la « Ley » 169-14 siguen siendo apátridas y continuarán siéndolo hasta
que se naturalicen como dominicanas.

Personas QUe no solicitaron la nacionalidad acogiéndose a la « ley » 169-14 La
suerte de quienes no pudieron o no quisieron acogerse al plan de naturalización
en virtud de la « Ley » 169-14 es sumamente preocupante. desde que acabó el plazo
establecido en la « Ley » 169-14, las personas del Grupo B no tienen recurso legal
alguno para que se les restablezca su nacionalidad dominicana o para conseguir
documentos de identidad. tales documentos son fundamentales para acceder a
niveles superiores de educación, atención médica adecuada y empleo formal.
por consiguiente, quienes no tienen otra nacionalidad y no pueden conseguir
la dominicana porque no pudieron acogerse al plan de naturalización son apátridas.

Las personas que pertenecen a este grupo se encuentran en una situación sumamente
vulnerable. La mayoría no tienen documentos legales que demuestren que han
nacido en la República Dominicana. Amnistía Internacional entrevistó a varias
personas que afirmaban que a sus madres les habían negado incluso el certificado
que los hospitales están obligados a entregar a los recién nacidos (constancia
de nacimiento), porque carecían de documentos o porque eran o parecían haitianas.

Las autoridades dominicanas habían calculado que en el Grupo B había 53.438
personas. pero desde que terminó el plazo para acogerse al plan de naturalización,
nunca han reconocido públicamente la existencia de decenas de miles de personas
que no pudieron acogerse a dicho plan, y que, por tanto, siguen siendo en su
mayoría apátridas. en reuniones con amnistía internacional, las autoridades
insistieron en que las organizaciones de la sociedad civil aportaran casos
documentados para que el gobierno considerara la posibilidad 84 « Ley » no. 1683
sobre naturalización del 16 de abril de 1948, modificada por la « Ley » 4063, artículo
12.

85 Listín Diario, “discurso del excelentísimo señor presidente danilo medina
en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del SICA”, 27 de junio de 2015,
http://www.listindiario.com/la- republica/2015/06/26/377991/discurso-del-excelentisimo-seor-presidente-danilo-med
ina-en-la-cumbre-
de-jefes-de-estado-y-de-gobierno-del-sica. amnistía internacional, noviembre
de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 37 Personas apátridas en la república dominicana

de tomar alguna medida adicional para resolver esta situación.86 en octubre
de 2015, el representante de la República dominicana dijo ante la comisión
interamericana de derechos humanos: “no existe una lista de esas personas que
dicen que no se inscribieron bajo la « Ley » 169-14…cuando esta surja…el gobierno
está en la mejor disposición de atender esos casos”. Amnistía Internacional
considera que es responsabilidad del Estado realizar la tarea de identificación
de todas las personas que son apátridas y están en peligro de apatridia.

Personas nacidas en la rePública dominicana y registradas como eXtranJeras

“La última vez que fui a la Junta a buscar mi cédula me dijeron que no soy
ni dominicano ni haitiano.”

Joven de ascendencia haitiana nacido en 1997, pero registrado como extranjero,
junio de 2015.

una categoría que no cubre la « Ley » 169-14 es la de las personas, en su mayoría
de ascendencia haitiana, nacidas en la República dominicana antes de la creación
del Libro de « extranjería » en 2007 y cuyos nacimientos fueron registrados después
de esa fecha. cuando estas personas consiguieron por fin reunir todos los documentos
necesarios para registrarse, la jce los inscribió en el Libro de « extranjería, »
en lugar de hacerlo en el Registro civil dominicano, aplicando con carácter
retroactivo la « Ley » sobre migración de 2004.

gacies, milito, Rogelio, yuben, yila, gina y altagracia desrisseau nacieron
todos en la república dominicana entre 1989 y 2001, de padre y madre haitianos.
gacies, la única registrada al nacer, nunca ha tenido problemas para conseguir
sus documentos de identidad. sus demás hermanos y hermanas fueron registrados
en 2014, y posteriormente se dieron cuenta de que sus actas de nacimiento los
clasificaban como extranjeros. Cuando Milito, Rogelio y Yuben fueron a la oficina
local del registro civil a solicitar sus cédulas de identidad, les dijeron
que no tenían derecho a ellas porque eran extranjeros. milito trabaja en una
panadería y teme perder su trabajo por no tener cédula de identidad. yuben
y rogelio no pudieron seguir estudiando al acabar la escuela primaria por falta
de documentos de identidad.

Félix monao nació en 1997 en la república dominicana de padre y madre haitianos,
pero no pudo registrar su nacimiento hasta 2013. a principios de 2015, cuando
solicitó su cédula de identidad, le dijeron que debía solicitar un documento
de identidad para extranjeros, ya que no estaba registrado como dominicano.
Con este tipo de documento no tiene los mismos derechos que un ciudadano dominicano.
félix es jugador de béisbol semiprofesional y teme no poder progresar en esta
actividad si no tiene una cédula de identidad dominicana. “obtener un contrato
en la liga representa pila: ayudar a mi familia, comprarles una casa, que mis
hermanos se superen”, dijo a amnistía internacional. en tales casos, las personas
registradas como extranjeras han sido privadas arbitrariamente de la nacionalidad
dominicana, a la que tenían derecho por haber nacido antes de los cambios que
introdujo la constitución de 2010 en las normas sobre nacionalidad. al no poder
acceder fácilmente a la nacionalidad haitiana, quedan en la apatridia. La « Ley »
169- 14 no ofrece solución para este grupo de personas, que carecen de una
vía definida para conseguir el restablecimiento de su nacionalidad dominicana.

86 “Derecho a la nacionalidad en la República Dominicana”, 156º periodo de
sesiones de la comisión interamericana de derechos humanos, 23 de octubre de
2015.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

38 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

niÑos y niÑas aPátridas en la Práctica

“Mi hija no existe para el Estado, es una muerta civil. Violentando mis derechos,
el Estado dominicano ha estado violentando los de mi hija también.” mujer dominicana
de ascendencia haitiana que no ha podido registrar el nacimiento de su hija,
entrevistada por amnistía internacional en junio de 2015.

“Quiero que mi hijo tenga un acta de nacimiento, que pueda estudiar y poder
decidir lo que va a hacer. “

yafresi garcía, joven nacida en la república dominicana de ascendencia haitiana,
entrevistada por amnistía internacional en junio de 2015.

Los hijos e hijas de progenitores haitianos sin documentos de identidad que
han sido privados de su nacionalidad dominicana no pudieron ser registrados
al nacer. sin documentos que demuestren su nacionalidad dominicana y sin acceso
automático a la nacionalidad haitiana, son en la práctica apátridas.

todo niño o niña tiene derecho a ser registrado inmediatamente después de su
nacimiento y a tener un nombre.87 el registro es fundamental para garantizar
el derecho a un nombre y a una nacionalidad. esto lo reconoce no sólo el derecho
internacional de los derechos humanos, sino también la legislación dominicana,
que reconoce el derecho de todos los niños, niñas y adolescentes a un nombre
y una nacionalidad, a una constancia de nacimiento y a registrarse inmediatamente
después de su nacimiento.88

87 artículo 24.2 del pacto internacional de derechos civiles y políticos (pidcp);
artículo 7 de la convención sobre los derechos del niño; artículo 18 de la
convención americana sobre derechos humanos.

88 código para el sistema de protección y los derechos fundamentales de niños,
niñas y adolescentes (« Ley » 136-03), artículos 4 y 5.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 43 Personas apátridas en la república dominicana

no Hay datos fiables sobre el número de Personas en sitUación de aPatridia

al no reconocer las autoridades dominicanas la existencia de personas en situación
de apatridia y no llevar a cabo, antes que nada, un censo exhaustivo de la
población que está en esa situación en el país, no existe una forma fiable
de establecer de forma concluyente cuántas personas apátridas hay actualmente
en la República dominicana.

el único documento disponible que aporta un cálculo general de las cifras de
las que hablamos es la encuesta nacional de inmigrantes llevada a cabo por
el fondo de población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Unión Europea y la
Oficina Nacional de Estadística (ONE) en 2012. el estudio concluyó que 244.151
personas que viven en la República dominicana tenían al menos un progenitor
extranjero. de ellas, 209.912 eran de ascendencia haitiana (padre y/o madre
nacido en haití).

en ausencia de otras fuentes de información, las organizaciones internacionales
de derechos humanos, incluida amnistía internacional, utilizaron la cifra del
estudio de 2012 para calcular en unas 210.000 personas el número de nacidos
en la República dominicana de ascendencia haitiana que habían quedado en la
apatridia debido a la sentencia de 2013 del tribunal Constitucional. Sin embargo,
esta cifra dista mucho de ser un cálculo fiable o adecuado, ya que:

n incluye a personas con un progenitor nacido en la República dominicana y
otro en haití. el estudio no especifica si el progenitor nacido en la República
Dominicana tiene o no nacionalidad dominicana. Los niños/as uno de cuyos padres
al menos es dominicano no son legalmente apátridas, ya que según la « ley » dominicana
tienen derecho a esta nacionalidad. sin embargo, en la práctica muchos de ellos
tienen dificultades para registrarse y que se les reconozca la nacionalidad
dominicana.

n La cifra no diferencia entre personas cuyos padres tenían una condición migratoria
regular y los que no; la sentencia de 2013 sólo priva de la nacionalidad dominicana
a las personas nacidas de progenitores extranjeros en situación migratoria
irregular.

n el estudio sólo tuvo en cuenta a los hijos/as de progenitores extranjeros,
no a las sucesivas generaciones de ascendencia extranjera. en cambio, la sentencia
de 2013, privó de la nacionalidad dominicana con carácter retroactivo a varias
generaciones nacidas a partir de 1929.

n en la actualidad no se sabe cuántas de estas personas siguen siendo apátridas,
pero es posible calcular que aún son decenas de miles. este informe ha mostrado
que:

n La « Ley » 169-14 dio vía libre para el reconocimiento de la nacionalidad dominicana
de muchas personas del Grupo a, pero no a todas las personas incluidas en la
lista de alrededor de 55.000 nombres publicada por la JCE a finales de junio
se les devolvió en realidad la nacionalidad dominicana. a muchos de sus hijos
siguió negándoseles la inscripción de nacimiento en el registro y siguen siendo
apátridas en la práctica, salvo que hayan adquirido otra nacionalidad.

n La inmensa mayoría de las personas del Grupo B, formado por 53.438 personas
según cálculos basados en la encuesta nacional de inmigrantes de 2012, siguen
siendo apátridas, al igual que todos sus hijos.

n parte de los 23.000 niños y niñas que se calcula que nacieron entre el 18
de abril de 2007 y el 26 de enero de 2010 y fueron inscritos en el Libro de
« extranjería » son apátridas, además de un número desconocido de personas que
fueron registradas equivocadamente como extranjeras a pesar de haber nacido
en la República dominicana mucho antes de la « Ley » sobre migración de 2004 y
la creación del Libro de « extranjería » en 2007.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

44 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

3. el eFecto de la apatRidia continUada y la Falta de docUmentoS de identidad

“Quisiera tener papeles para ser alguien. sin papeles, no soy nadie.”.

elvi mora, nacido en la república dominicana de progenitores haitianos, que
nunca fue registrada, entrevistada por amnistía internacional en junio de 2015.

en la República dominicana, las personas que carecen de documentos de identidad
y tienen pocas o ninguna posibilidad de conseguirlos son apátridas en la práctica.

Los documentos de identidad son fundamentales para acceder a servicios, crecer
personal y profesionalmente y reclamar derechos. en concreto, las actas de
nacimiento son la principal forma de identificación de todos los ciudadanos
dominicanos menores de 18 años, y conseguir copias certificadas de ellas es
fundamental. La cédula de identidad y electoral, que todos los ciudadanos dominicanos
deben solicitar al cumplir 18 años, es necesaria para disfrutar de una amplia
variedad de derechos civiles, políticos, sociales y económicos. La cédula es
necesaria para votar y presentarse a un cargo político, matricularse en la
universidad, pagar en el sistema de seguridad social, abrir una cuenta bancaria
y adquirir o transferir propiedades, solicitar un pasaporte, hacer una declaración
jurada ante un juez, casarse o divorciarse y registrar el nacimiento de un
hijo.

sin acceso a un acta de nacimiento y una cédula de identidad, las personas
apátridas no pueden ejercer plenamente sus derechos humanos. en este capítulo
se muestra el efecto de la apatridia en ciertos aspectos clave de las vidas
de las personas y en sus derechos humanos.

el derecHo a la edUcación

“Yo estoy sentada en mi casa, no hago nada porque no me aceptan en la escuela.
Quisiera ser profesora, me gusta dar clases a los alumnos.”.

rosana modesami, muchacha dominicana no registrada de origen haitiano, entrevistada
por amnistía internacional en junio de 2015.

el derecho a la educación es fundamental para el desarrollo pleno del ser humano.
está reconocido en todos los convenios internacionales y regionales de derechos
humanos pertinentes en los que la República dominicana es estado parte89 ,
así como también en la 89 artículo 6 de la declaración universal de derechos
humanos; artículos 13 y 14 del pacto internacional de derechos económicos,
sociales y culturales; artículo 28 de la convención de los derechos del niño;
artículo 5 de la convención internacional sobre la eliminación de todas las
formas de discriminación Racial; artículo 10 de la convención sobre la eliminación
de todas las formas de discriminación contra la mujer; y artículo 26 de la
convención americana sobre derechos humanos.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 45 Personas apátridas en la república dominicana

legislación dominicana.90 sin embargo, en la práctica el pleno ejercicio de
este derecho se les niega sistemáticamente a los niños y niñas que son apátridas
o que carecen de actas de nacimiento.

Los niños y niñas que no tienen actas de nacimiento generalmente son aceptados
en la escuela primaria, aunque en algunos casos encuentran dificultades. Sin
embargo, es muy difícil que un alumno que no tenga copia de su acta de nacimiento
pueda continuar con sus estudios después de la escuela primaria, pues este
documento es necesario para presentarse a un examen nacional que se realiza
al final del octavo curso de escuela primaria. Si bien los directores de algunos
centros educativos hacen excepciones, muchos de estos niños y niñas encuentran
graves obstáculos para acceder a la educación secundaria.

jessica profeta es una muchacha de 14 años nacida en la república dominicana
de padre y madre haitianos. a sus padres no les dieron una constancia de nacimiento
en el hospital cuando ella nació. Posteriormente su padre intentó registrarla
en el registro civil, pero rechazaron su inscripción. A finales de enero de
2015, los padres de Jessica intentaron registrarla para que se acogiera al
Plan de naturalización, pero el plazo de presentación de solicitudes se agotó
antes de que pudieran superar la larga cola delante de una de las oficinas
habilitadas al efecto. Unos días antes de que amnistía internacional la entrevistara,
su centro de estudios se había negado a admitirla en octavo grado porque no
tenía acta de nacimiento. esto fue un duro golpe para Jessica, una muy buena
estudiante, que soñaba con ir a la universidad.

“Quiero seguir estudiando. estaré muy triste si no puedo seguir”, dijo a amnistía
internacional. su padre explicaba desconsolado: “me siento triste si mi hija
no puede seguir estudiando. Quisiera que pueda ir a la universidad, mejor su
futuro.” en el momento en que se redacta este informe, Jessica sigue sin tener
acceso a la educación secundaria.

Las personas que terminan la educación secundaria encuentran grandes obstáculos
para acceder a la universidad si no tienen documentos de identidad. esto se
traduce en una enorme pérdida de oportunidades y tiempo, mientras se desvanecen
las esperanzas de jóvenes casi siempre procedentes de comunidades desfavorecidas
y marginadas. La inmensa mayoría de las personas a las que entrevistó amnistía
internacional expresaron su frustración por no poder seguir estudiando y mejorar
su situación socioeconómica.

miguel, joven nacido en la república dominicana que llevaba muchos años tratando
infructuosamente de conseguir su cédula de identidad, dijo a amnistía internacional:
“yo lo que quiero es conseguir esa cédula. ¿sabes cuántas oportunidades he
perdido? [...] Un montón de sueños empezados y luego puestos en el olvido.
es como empezar a escribir un libro y luego dejarlo allá”. 90 El artículo 63
de la Constitución dominicana de 2010 afirma el derecho a la educación pública
gratuita y la declara obligatoria en el nivel inicial, básico y medio para
“toda persona”. El Código para el sistema de protección y los derechos fundamentales
de niños, niñas y adolescentes (« Ley » 136-03) dispone: “en ningún caso podrá
negarse la educación a los niños, niñas o adolescentes alegando razones como
[...] la carencia de documentos de identidad” (artículo 45).

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

46 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

liliana, mujer nacida en la república dominicana de ascendencia haitiana, lleva
mucho tiempo tratando de conseguir una copia de su acta de nacimiento, que
necesita para seguir estudiando. liliana dijo a amnistía internacional: “en
un momento en que quería hacer algo, me han tranzado mis derechos. me sentí
poca cosa, pero yo quiero ser alguien, superarme. ¿Por qué me cerraron el camino?
me estaban negando algo, pero es un derecho que me pertenece. me baja el autoestima,
me siento como una cosa chiquita.”

el derecHo al trabaJo

para acceder a un empleo formal es necesaria la cédula de identidad. obligada
a trabajar en el sector informal, la gente sin documentos de identidad es más
vulnerable a la explotación.

“Para hacer absolutamente todo necesitas tu cédula [...] Usted podría ser una
persona que tenga mucha experiencia en un área, pero sin documentos no te pueden
contratar, no puedes hacer nada”. Juan alberto antuan Vill, que no pudo obtener
su cédula de identidad entre 2008 y 2014, entrevistado por amnistía internacional
en marzo de 2014.

amnistía internacional y las organizaciones dominicanas de derechos humanos
han documentado varios casos en los que dominicanos de ascendencia haitiana
han perdido su empleo o no han sido contratados por no tener documentos de
identidad.

Fred* nació en la república dominicana de padre y madre haitianos y fue registrado
equivocadamente como extranjero. Es jugador de béisbol semiprofesional y al
finales de 2014 le ofrecieron un contrato para jugar como profesional. Pero
no pudo firmarlo porque no tiene cédula de identidad. “Yo quiero levantar mi
país. Ayudarle [...] Es terrible ir tan lejos en la vida, y al final, por no
tener documentos, tener que dejar todo por atrás”. *Nombre ficticio.

oBmica ha documentado una mayor desigualdad de género en el empleo, a consecuencia
de la apatridia o el riesgo de apatridia. en concreto, las mujeres que carecen
de documentos tienen acceso a menos trabajos que los hombres en la misma situación,
pues hay más trabajos tradicionalmente considerados para hombres que pueden
hacerse sin documentos de identidad (como trabajar en el sector de construcción
o en la zafra de azúcar).91 para muchas mujeres apátridas, el trabajo doméstico
es la única opción.

el derecHo a la salUd

el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud
física y mental que le permita vivir con dignidad, en igualdad y sin discriminación
está protegido por varios instrumentos internacionales de derechos humanos
en los que la República dominicana es estado parte.92 La constitución dominicana
garantiza el derecho de todo el mundo a la salud y dispone que se preste protección
y asistencia a los grupos más vulnerables.93

91 petrozziello, allison et al., oBmica, Género y el riesgo de apatridia para
la población de ascendencia haitiana en los bateyes de la República Dominicana,
2014, pp. 126 -131.

92 pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales, artículo
12; convención sobre los derechos del niño, artículo 24; convención sobre la
eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, artículo
12; declaración universal de derechos humanos, artículo 25; declaración americana
de derechos humanos, artículo Xi; y protocolo adicional a la convención americana
sobre derechos humanos en materia de derechos económicos, sociales y culturales
(protocolo de san salvador), artículo 10.

93 artículo 61.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 47 Personas apátridas en la república dominicana

sin embargo, en la práctica las personas que no pueden acceder a oportunidades
de empleo formal por no tener documentos de identidad también quedan excluidas
de los seguros de salud que ofrecen los empleadores. incluso para inscribirse
en un seguro de salud particular es necesaria la cédula de identidad. sin seguro
de salud, las personas apátridas reciben una atención menos especializada en
los hospitales públicos, a menudo son atendidas después de otros pacientes
que sí tienen seguro y deben cubrir el coste del tratamiento y las medicinas.
amnistía internacional ha documentado los casos de varias personas a las que
se negó atención en hospitales públicos por carecer de documentos de identidad.

giselle nació en la república dominicana en 1979 de padre y madre haitianos,
que no la inscribieron al nacer. cuando intentó inscribirse, en 1996, el funcionario
del registro civil se negó a hacerlo, pues sus padres no tenían documentos.
giselle trató de acogerse dos veces al Plan de naturalización, la rechazaron
porque no tenía los documentos de identidad de su madre. giselle trabajaba
en el servicio doméstico, pero tuvo que dejar de trabajar hace dos años por
problemas de salud. sufre una hernia que no ha podido tratarse, porque no puede
pagar las pruebas ni el tratamiento. como no tiene cédula de identidad, el
hospital público le pide que lo pague.

china, muchacha de 15 años nacida en la república dominicana de ascendencia
haitiana, no tiene constancia de nacimiento, pues los médicos se negaron a
dársela a su madre por no tener documentos de identidad. sin la constancia
de nacimiento, sus padres no pudieron inscribir su nacimiento en el registro.
china no pudo acogerse al Plan de Naturalización porque su madre no tenía certificado
de nacimiento. cuando amnistía internacional la entrevistó, china se había
quemado el brazo con aceite caliente hacía pocas horas mientras cocinaba, y
las quemaduras le producían un intenso dolor. en el hospital se habían negado
a tratarla porque no tenía documentos. salió de allí presa de una gran angustia
y sintiendo fuertes dolores.

mayor riesgo de eXPlotación y Violencia

La falta de educación y oportunidades de trabajo a menudo hace a las personas
apátridas de ascendencia haitiana vulnerables a la explotación, la violencia
y la discriminación. Los niños y niñas que viven en los bateyes y que no pueden
asistir a la escuela están especialmente en peligro de ser explotados como
mano de obra infantil.94

marisol* es una joven nacida en la república dominicana de ascendencia haitiana.
ni ella ni sus hermanos y hermanas fueron registrados al nacer, pues sus padres
no tenían documentos de identidad oficiales. Marisol se quedó huérfana de padre
y madre a los 10 años, y no tuvo otra opción más que trabajar como empleada
doméstica para una familia adinerada de santo domingo. sus empleadores prometieron
enviarla a la escuela, pero lejos de hacerlo, la obligaban a trabajar 15 horas
al día. además de no dejarla pisar la escuela, la golpeaban. marisol no pudo
acogerse al Plan de naturalización, ya que cuando se enteró de su existencia
había acabado el plazo. ahora puede perder su trabajo como limpiadora, ya que
la familia para la que trabaja teme las consecuencias de emplear una persona
indocumentada. como no tiene documentos de identidad, marisol no puede registrar
a sus hijos. “Quería que mis hijos tengan un futuro mejor que yo, pero sin
papeles no puede ser”, dijo a Amnistía Internacional. *Nombre ficticio.

94 cLadem – República dominicana, Informe alternativo cumplimiento de la Convención
de los Derechos de los Niños y Niñas en la República Dominicana, 2007, disponible
en http://www.cladem.org/images/ stories/publicaciones/monitoreo/Rdominicana/cdn_Rd_2007.pdf.
Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

48 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

Las mujeres que no pueden acceder a documentos de identidad también tienen
más probabilidades de ser víctimas de violencia intrafamiliar que los hombres
que están en su misma situación. para ellas, denunciar tales abusos resulta
problemático, bien porque son económicamente dependientes de quien abusa de
ellas o bien porque sin documentos de identidad les es difícil acceder al sistema
de justicia.95

yolanda alcino es una mujer dominicana de ascendencia haitiana a quien, a pesar
de que fue registrada al nacer, se le negó la cédula de identidad entre 2007
y 2015. en marzo de 2014, dijo a amnistía internacional que no podía presentar
una denuncia de violencia intrafamiliar contra el padre de sus dos hijos por
no tener cédula de identidad. tampoco podía emprender acciones judiciales para
conseguir que el padre de sus hijos pagara la pensión de manutención, ya que,
como no tenía cédula, no había podido inscribirlos en el registro cuando nacieron
y por consiguiente tampoco podía probar que su ex pareja era el padre de los
niños.

continUidad del cÍrcUlo Vicioso de PobreZa y marginación

“Si tuviera papeles, hubiera terminado el bachiller y ya estaría en la universidad
estudiando Psicología”.

esterlina Peguero, nacida en la república dominicana y nunca registrada, entrevistada
por amnistía internacional en junio de 2015.

con un acceso limitado a la educación y a oportunidades de empleo formal, las
personas apátridas de ascendencia haitiana y las que han sido privadas de sus
documentos de identidad no suelen tener forma de mejorar su situación socioeconómica,
ayudar a sus familias y proporcionar una vida mejor a sus hijos.

“Es sumamente grave no tener documentos. Necesito trabajar para mi niño, tener
un ingreso, Siento mucha impotencia de no poder hacer nada.

mujer nacida en la república dominicana cuyo nacimiento nunca fue registrado,
entrevistada por amnistía internacional en junio de 2015.

Muchas de estas personas son confinadas a bateyes remotos donde se perpetúa
el círculo vicioso de pobreza y marginación durante generaciones. muchas mujeres
jóvenes no ven otra opción más que casarse a edad temprana, lo que a menudo
conlleva la dependencia económica de sus parejas y embarazos tempranos y frecuentes.96
para otras, la falta de oportunidades les supone recurrir al sexo como trueque
o el trabajo sexual.

95 petrozziello, allison et al., oBmica, Género y el riesgo de apatridia para
la población de ascendencia haitiana en los bateyes de la República Dominicana,
2014, pp. 142 -144.

96 petrozziello, allison et al., oBmica, Género y el riesgo de apatridia para
la población de ascendencia haitiana en los bateyes de la República Dominicana,
2014, pp. 132 -133.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 49 Personas apátridas en la república dominicana

lisa* nació en la república dominicana de padre y madre haitianos. le negaron
los documentos de identidad y tuvo que dejar de ir a la escuela. Pasó a desempeñar
trabajos insalubres y mal pagados y actividades sexuales de trueque para mantener
a sus dos hijos, cuyos nacimientos no pudo registrar. dijo a amnistía que hubo
un momento en que pensó suicidarse: “debido a la falta de documentos, he hecho
muchas cosas que no hubiera tenido que hacer.” *Nombre ficticio.

amnistía internacional escuchó innumerables historias de sueños rotos, frustración
y resentimiento en boca de personas apátridas que no pueden progresar en la
vida y están condenadas a la pobreza y la marginalidad.

el derecHo a la libertad de circUlación

No puedo andar para la capital, porque si no dicen que me agarran […] Tengo
miedo que me agarren, no quiero dejar mis hijos mal parados. Si me envían para
Haití, no sé qué voy a hacer, no sé por dónde voy.” eli mercede, nacida en
la república dominicana de padre y madre haitianos, pero nunca inscrita en
el registro civil dominicano, entrevistada por amnistía internacional en junio
de 2015.

el derecho a la libertad de circulación incluye circular libremente dentro
de un país y la libertad de salir y entrar del propio país.97 Las personas
apátridas de la República dominicana no pueden viajar al extranjero porque
no tienen pasaporte.

antonio pol emil, defensor de los derechos humanos que trabaja en pro de los
dominicanos y dominicanas de ascendencia haitiana y ex regidor, nació en 1951
en la república dominicana de padre y madre haitianos. nunca había tenido problemas
con sus documentos de identidad hasta enero de 2014, cuando funcionarios de
la dirección general de Pasaportes se negaron a renovar el suyo si no presentaba
una copia de su acta de nacimiento, algo que la « ley » no exige. A pesar de haber
acudido varias veces a su oficina del registro civil y a la sede de la Jce,
en el momento en que se redacta este informe no había podido conseguir copia
de su acta de nacimiento. a consecuencia de ello, antonio no ha podido renovar
su pasaporte y en varias ocasiones no ha podido viajar al extranjero para asistir
a reuniones relacionadas con su trabajo como defensor de los derechos humanos.

no tener documentos de identidad también tiene un grave impacto sobre la libertad
de circulación dentro del país. La gente teme viajar dentro de la República
dominicana por si les dan el alto en los puestos de control y los arrestan
arbitrariamente, o incluso los deportan ilegalmente a haití. amnistía internacional
ha documentado los casos de varias personas que han dejado de viajar por temor
a ser detenidas arbitrariamente y expulsadas a haití.

Desde que se reanudaron oficialmente las deportaciones de migrantes indocumentados
en agosto de 2015, las organizaciones dominicanas de derechos humanos han denunciado
varios casos de jóvenes en situación de apatridia de ascendencia haitiana que
han sido detenidos por funcionarios de migración.98 aunque todas estas personas
quedaron en libertad tras comprobarse que habían nacido en la República dominicana,
su detención violó su derecho a circular libremente por el país y en algunos
casos constituyó una detención arbitraria.

97 artículo 12 del pacto internacional de derechos civiles y políticos y artículo
22 de la convención americana sobre derechos humanos.

98 acento.com.do, “movimiento Reconoci.do denuncia discriminación y violación
de derechos en deportaciones”, 17 de septiembre de 2015. http://acento.com.do/2015/actualidad/8284634-
movimiento-reconoci-do-denuncia-discriminacion-y-violacion-de-derechos-en-repatriaciones/.
Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

50 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

Peligro de eXPUlsión del ProPio PaÍs

el derecho internacional dispone que los ciudadanos de un país nunca pueden
ser expulsados de su propio país 99 ni impedírseles la entrada a él.100 el
comité de derechos Humanos de la ONU ha interpretado el concepto de “su propio
país” como aquél con el que una persona ha desarrollado vínculos estrechos,
por ejemplo, en el que ha nacido o en el que ha vivido una gran parte de su
vida.101

La expulsión de migrantes sin documentos se interrumpió oficialmente durante
los 18 meses de la aplicación de un plan de regularización de extranjeros en
situación migratoria irregular.102 no obstante, continuaron registrándose casos
esporádicos de expulsión de personas con derecho a la nacionalidad dominicana.

el 27 de enero de 2015, unos funcionarios de inmigración detuvieron a 30 niños
nacidos en república dominicana que viajaban con sus madres haitianas. las
autoridades ordenaron su expulsión inmediata a Haití. no examinaron sus casos
individualmente y, por tanto, las familias de los niños no pudieron impugnar
la legalidad de su detención ni apelar contra la decisión.

el 19 de febrero, Wilson Sentimo, joven dominicano de ascendencia haitiana,
fue detenido arbitrariamente durante una redada militar porque no tenía cédula
de identidad dominicana. a Wilson llevaban años negándole la cédula dominicana
y no la obtuvo hasta septiembre de 2015. en el momento de la detención, cuando
explicó que era dominicano, los agentes le dijeron que era “haitiano” y, ese
mismo día, sin el proceso debido, lo expulsaron a Haití.

gracias a la intervención de ong locales y a la presión internacional, los
30 niños y sus madres, y también Wilson sentimo, pudieron regresar a república
dominicana.

Las autoridades dominicanas se han comprometido desde entonces a no expulsar
a ninguna persona nacida en la República dominicana. sin embargo, las personas
cuyos nacimientos nunca fueron registrados y que no pudieron acogerse al plan
de naturalización siguen en peligro de expulsión, pues a menudo no tienen documentos
que demuestren que nacieron en el país.

99 artículo 22.5 de la convención americana sobre derechos humanos.

100 artículo 12.4 del pidcp.

101 comité de derechos humanos, comentario general no. 27 (67) (ccpR/c/21/Rev.1/add.9),
2 de noviembre de 1999, pár. 20.

102 en diciembre de 2013, el gobierno dominicano estableció un plan nacional
de Regularización de extranjeros en situación migratoria irregular, dirigido
a extranjeros que habían migrado a la República dominicana. al terminar, el
17 de junio de 2015, el gobierno anunció que 288.846 migrantes habían solicitado
acogerse a él. el decreto de creación del plan establecía la suspensión de
las expulsiones de migrantes en situación irregular mientras durara el plan.
amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

manifestantes sosteniendo la bandera dominicana mientras piden a las autoridades
que les restituyan la nacionalidad dominicana, santo domingo, marzo de 2014.
manifestación a las puertas del Palacio Presidencial con motivo del primer
aniversario de la aprobación de la « ley » 169-14, santo domingo, mayo de 2015.
muchos dominicanos de ascendencia haitiana se oponen al plan de naturalización
establecido en virtud de la « ley » 169-14. Han nacido y crecido en la república
dominicana, y les indigna que el plan los obligue a declararse extranjeros
cuando toda su vida se han considerado dominicanos y en otra época tenían derecho
a la nacionalidad dominicana.

manifestación ante la sede del Palacio Presidencial con motivo del primer aniversario
de la aprobación de la « ley » 169-14, santo domingo, mayo de 2015.

la vivienda de una madre haitiana y sus 10 hijos, el seibo, junio de 2015.
todos sus hijos nacieron en la república dominicana y a todos se les denegó
al nacer la inscripción en el registro civil. la madre no pudo afrontar el
gasto necesario para inscribirlos en el plan de naturalización.

batey Prado, el seibo, marzo de 2014. las condiciones de vida en los bateyes
son difíciles. los residentes normalmente no tienen acceso a agua, electricidad
y otros servicios básicos.

batey en la provincia de el seibo, junio de 2015.

Oficina del registro civil, El Seibo, junio de 2015. Los dominicanos de ascendencia
haitiana normalmente tienen que guardar cola durante horas para conseguir información
sobre sus solicitudes de documentos de identidad. Su espera a la entrada de
la oficina del registro civil suele terminar con el funcionario diciéndoles
que se dirijan a la oficina central de la Junta Central Electoral en Santo
Domingo, donde a su vez los remiten a las oficinas locales.

altagracia y su hija en monte Plata, junio de 2015. a altagracia no le permitieron
acogerse al plan de naturalización por carecer de los documentos de identidad
de su madre. en la actualidad no existe un recurso legal a disposición de ella
o de su hija para reclamar la nacionalidad y los documentos de identidad dominicanos.

camelia y Ufenda con su madre, provincia de mao, junio de 2015. camelia y Ufenda
nacieron en la república dominicana de progenitores haitianos, pero sus nacimientos
nunca fueron registrados. al desconocer la existencia del plan de naturalización,
no solicitaron acogerse a él. camelia quería ser enfermera, pero no pudo continuar
sus estudios después de la educación primaria porque carecía de documentos
de identidad. Ufenda está cursando la secundaria y quiere ser abogado, pero
teme que no podrá completar sus estudios porque no tiene documentos de identidad.

elisa garcía, de ascendencia haitiana y nacida en la república dominicana,
mostrando una publicación de amnistía internacional que insta a evitar las
expulsiones de dominicanos de ascendencia haitiana. el seibo, junio de 2015.
en junio de 2015, el gobierno dominicano anunció que había reanudado las expulsiones
de inmigrantes irregulares. los dominicanos de ascendencia haitiana pensaban
que ellos también corrían peligro de ser expulsados.

Juan alberto antuan Vil, dominicano de ascendencia haitiana que mariza garcía
con su hija en el seibo, junio de 2015. mariza nació reside en monte Plata,
junio de 2015. muestra la cédula de identidad en la república dominicana. su
madre es haitiana y su padre que finalmente obtuvo en 2014; llevaban siete
años denegándole la dominicano. las autoridades se negaron a inscribir el nacimiento
documentación. de mariza y por eso no pudo acogerse al plan de naturalización.
tampoco puede declarar el nacimiento de su hija, que en la práctica es apátrida.

“sin papeles no soy nadie” 55 Personas apátridas en la república dominicana

4. conclUSioneS y RecomendacioneS

“El oficial me dijo que tenía que ir a Haití a buscar una cédula y un pasaporte
de allá y después naturalizarme. ¡Pero yo soy dominicano!”

Joven nacido en la república dominicana en 1997 y registrado en 2013 como extranjero,
entrevistado por amnistía internacional en junio de 2015

conclUsiones

La sentencia de 2013 del tribunal constitucional (sentencia 168-13) ha convertido
la apatridia en una cuestión jurídica para varias generaciones de dominicanos
y dominicanas de ascendencia extranjera cuyo acceso a la nacionalidad dominicana
ya había sido restringido por las políticas y prácticas adoptadas desde la
década de 1990.

La « Ley » 169-14 fue un paso en la dirección correcta para mitigar los graves
efectos de esta sentencia, pero finalmente resultó inadecuada para resolver
la crisis, pues no disponía que se restableciera automáticamente la nacionalidad
dominicana a los dos grupos de personas afectadas que diferenciaba (Grupo a
y Grupo B).

Las autoridades dominicanas afirman públicamente que nadie es apátrida en la
República dominicana y que “gracias a la « ley » 169, cualquier alegato de que
en la República dominicana fueron desnacionalizadas decenas de miles de personas
ha quedado refutado”.103 sin embargo, como ha demostrado este informe, hay
varios grupos de personas que continúan siendo apátridas en el país. Los motivos
por los que esto ocurre son la insuficiencia de las soluciones previstas por
la « Ley » 169-14, las deficiencias en su aplicación y la ausencia total de soluciones
para ciertos grupos de personas.

aPlicación de la « ley » 169-14 Para las Personas del grUPo a

n La aplicación de la « ley » a personas nacidas en la República dominicana que
fueron inscritas en el Registro civil dominicano (Grupo a) ha sido lenta y
carente de transparencia. el 26 de junio de 2015, la jce publicó una lista
de alrededor de 55.000 personas que podían conseguir documentos de identidad,
al reconocerlas como dominicanas. si bien el gobierno dominicano se apresuró
a declarar que consideraba resueltos los casos de todas las personas de la
lista, muchas de ellas siguen encontrando obstáculos para conseguir documentos
de identidad y para que se les reconozca plenamente su nacionalidad dominicana,
mientras que a otras a las que se les han negado estos documentos no aparecían
en la lista.

103 “Derecho a la nacionalidad en la República Dominicana”, 156º Periodo de
Sesiones de la Comisión interamericana de derechos humanos, 23 de octubre de
2015.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

56 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

n aunque sobre el papel la « Ley » 169-14 restablece la nacionalidad dominicana
a las personas del Grupo A tras un proceso de “regularización” de la JCE, la
falta de documentos de identidad sigue impidiendo que algunas de ellas accedan
a diversos servicios y ejerzan realmente todos sus derechos como ciudadanos
dominicanos. en tanto en cuanto las autoridades dominicanas no les conceden
documentos de nacionalidad que puedan probar su identidad, en la práctica siguen
siendo apátridas.

inadecUación de la « ley » 169-14 Para las Personas del grUPo b y deficiencias
de aPlicación

n al obligar a personas nacidas en la República dominicana cuyos nacimientos
nunca se registraron (Grupo B) a registrarse como extranjeras y solicitar la
naturalización, la « Ley » 169-14 incumple las obligaciones internacionales de
la República dominicana, como ha determinado la corte interamericana de derechos
humanos en su sentencia en el Caso de personas dominicanas y haitianas expulsadas
vs. República Dominicana.

n La aplicación de la « Ley » 169-14 en lo que respecta a las personas del Grupo
B adoleció de varias deficiencias. Como consecuencia, sólo 8.755 personas solicitaron
la naturalización acogiéndose a ella. Quienes lo hicieron no comenzaron a recibir
respuesta hasta julio de 2015, incumpliendo los procedimientos establecidos
por la propia « ley » y su reglamento de aplicación. Las personas que recibieron
una respuesta positiva consiguieron un permiso de residencia en el que se indicaba
que habían nacido en la República dominicana y tenían nacionalidad haitiana.
sin embargo, las autoridades dominicanas dieron por hecho unilateralmente que
estas personas tenían nacionalidad haitiana. por su parte, las autoridades
de haití siguen considerando apátridas a todas las personas afectadas por la
sentencia 168-13. dado que la « Ley » 169-14 establece que no se puede solicitar
la nacionalidad dominicana por naturalización hasta transcurridos dos años
desde la obtención del permiso de residencia, las 8.755 personas que se acogieron
a la « ley » actualmente siguen siendo apátridas, salvo que hayan adquirido otra
nacionalidad.

n actualmente, las personas del Grupo B que no pudieron presentar una solicitud
acogiéndose a la « Ley » 169-14 no tienen ninguna vía legal para que se les restablezca
la nacionalidad dominicana ni para conseguir documentos de identidad. Las autoridades
dominicanas no han reconocido públicamente la existencia de personas –se calcula
que miles– que no pudieron acogerse al plan de naturalización que contempla
la « Ley » 169-14, y que por tanto en su mayoría siguen siendo apátridas.

niÑos y niÑas aPátridas en la Práctica

n A pesar de que las autoridades dominicanas han afirmado que una vez reconocidos
los progenitores como dominicanos los hijos e hijas de personas del Grupo a
pueden inscribirse como ciudadanos dominicanos en el Registro civil de la República
dominicana, en la práctica los padres del Grupo a se encuentran aún con muchos
obstáculos que les impiden registrar el nacimiento de sus hijos. Los hijos/as
de personas del Grupo a siguen siendo apátridas hasta que puedan inscribirse
como dominicanos en el Registro civil dominicano, salvo que hayan adquirido
otra nacionalidad.

n en ausencia de directrices claras al respecto en la « Ley » 169-14, la inmensa
mayoría de los hijos e hijas de personas del Grupo B que solicitaron la naturalización
en virtud de la « Ley » 169- 14 son considerados apátridas hasta que puedan inscribirse
como dominicanos en el Registro civil dominicano, algo que sólo puede suceder
después de que sus progenitores se naturalicen como dominicanos. Los hijos
e hijas de las personas del Grupo B que no solicitaron la naturalización también
siguen siendo apátridas salvo que hayan adquirido otra nacionalidad, pues actualmente
no disponen de ninguna vía legal para registrarse como dominicanos.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 57 Personas apátridas en la república dominicana

n Los hijos e hijas de ciudadanos extranjeros sin documentos nacidos en la
República dominicana entre el 18 de abril de 2007 y el 26 de enero de 2010
fueron registrados como extranjeros y por consiguiente se les negó arbitrariamente
su nacionalidad dominicana, aunque en la mayoría de los casos no han adquirido
la nacionalidad haitiana. estas personas tampoco tienen acceso a los mecanismos
establecidos en la « Ley » 169-14 para que se les reconozca su nacionalidad dominicana.
por consiguiente, la gran mayoría siguen siendo apátridas.

n infringiendo sus obligaciones de derechos humanos, la República dominicana
no ha tomado ninguna medida para impedir que la apatridia pase de padres a
hijos. Los niños que son apátridas desde que nacen pueden no gozar nunca de
la protección del estado que les garantiza el derecho a la nacionalidad.

n Las disposiciones discriminatorias de la « Ley » sobre migración de 2004 y su
reglamento de aplicación, que obligan al personal hospitalario a emitir una
constancia de nacimiento de diferente color para los recién nacidos de madres
extranjeras indocumentadas están contribuyendo a que la apatridia pase de padres
a hijos. estas disposiciones conceden demasiadas atribuciones al personal hospitalario
para decidir quién es extranjero y quién no, y como consecuencia de ello se
producen innumerables errores e incluso se llega a negar cualquier certificado.

otros grUPos cUya sitUación no se Ha abordado

n años de políticas y prácticas discriminatorias han creado una amplia variedad
de situaciones complejas que hasta ahora la « ley » no ha abordado. por ejemplo,
la « ley » 169-14 no proporcionó solución para la situación de las personas a quienes
se registró erróneamente como extranjeras aunque habían nacido en la República
dominicana mucho antes de la « Ley » sobre migración de 2004 y de la creación del
Libro de « extranjería » en 2007.

n otra situación que aún hay que abordar es la de los hijos e hijas de parejas
mixtas. aunque un niño o niña tiene derecho a la nacionalidad dominicana si
uno de sus progenitores es dominicano, y por consiguiente no es apátrida en
la « ley, » en la práctica si la madre es extranjera indocumentada, al niño se
le niega su registro de nacimiento y no tiene forma de ejercer o demostrar
su nacionalidad dominicana.

el efecto de la aPatridia continUada y la falta de docUmentos de identidad

n Las personas que son apátridas en la práctica en la República dominicana
y que carecen de documentos de identidad sufren discriminación para acceder
a la educación superior y terminar su escolarización, y también para acceder
a un empleo formal, una atención a la salud adecuada, seguridad social y pensiones.
su derecho a la libertad de circulación está gravemente limitado, y corren
peligro de ser expulsadas a haití. estas personas son vulnerables a la violencia
y la explotación y, en la gran mayoría de los casos, están condenadas a una
vida de pobreza y marginación. a consecuencia de la desigualdad de género,
las mujeres apátridas corren especial peligro de ser víctimas de abuso. como
la apatridia suele pasar de padres a hijos, esta situación desemboca en un
interminable círculo vicioso de alienación y marginación que se perpetúa por
generaciones.

resPonsabilidad de Violaciones de derecHos HUmanos

n al permitir que probablemente decenas de miles de personas sean privadas
arbitraria y retroactivamente de la nacionalidad y no tomar medidas adecuadas
para remediar su situación de apatridia, la República dominicana ha incumplido
sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

58 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

n Las autoridades dominicanas no han cumplido con su obligación de investigar
la denegación arbitraria de la inscripción en el registro y los documentos
de identidad ni las prácticas discriminatorias de funcionarios públicos, incluidos
los de la jce y la dirección General de pasaportes. tampoco han exigido responsabilidades
a personas que han actuado de manera discriminatoria al tramitar las solicitudes
de inscripción en el registro y documentos de identidad.

recomendaciones de amnistÍa internacional

recomendaciones a las aUtoridades dominicanas Reconocer la existencia y las
causas de la apatridia en la República dominicana

n Reconocer los negativos efectos de la sentencia 168-13 en términos de apatridia,
así como la magnitud del problema de los apátridas en la República dominicana
como primer paso para identificar y aplicar medidas amplias y efectivas destinadas
a erradicarlo.

n Elaborar un exhaustivo mapa o censo para identificar a todas las personas
apátridas y en peligro de apatridia, recopilando datos desglosados por género,
edad, situación y ubicación, en cooperación con el alto comisionado de la onu
para los Refugiados (acnuR) y organizaciones nacionales de derechos humanos.
tomar medidas adecuadas para restablecer la nacionalidad dominicana a quienes
tienen derecho a ella en virtud de las leyes nacionales en vigor entre 1929
y 2010

n expedir documentación adecuada que reconozca la nacionalidad dominicana a
todas las personas del Grupo a, y garantizarles la obtención sin demora de
todos los documentos de identidad que soliciten.

n Garantizar que se inscribe en el Registro civil dominicano a toda persona
que tenga derecho a la nacionalidad dominicana, incluidas las que pertenecen
al Grupo a y evitar la creación de registros independientes.

n publicar información sobre las presuntas irregularidades que dieron lugar
a que la jce solicitara la anulación de 132 casos al final de una auditoría
y sobre el estado de las demandas de nulidad presentadas en casos no incluidos
en la lista de 119 publicada por la jce.

n Garantizar que las personas cuyas actas de nacimiento serán evaluadas por
los tribunales para determinar su validez tienen acceso a un proceso con garantías
y pueden impugnar la decisión, especialmente si ésta supone privación de la
nacionalidad.

n tomar las medidas necesarias para dejar sin efecto legal los artículos 6,
8 y 11 de la « ley » 169-14, que exigen que las personas del Grupo B se registren
como extranjeros y pasen por un largo proceso de naturalización, como ordena
la corte interamericana de derechos humanos en su sentencia de agosto de 2014
en el Caso de personas dominicanas y haitianas expulsadas vs República Dominicana.

n en consulta con las organizaciones dominicanas de derechos humanos, adoptar
legislación que reconozca el derecho a la nacionalidad dominicana de todas
las personas nacidas en la República dominicana antes del 26 de enero de 2010,
independientemente de la situación migratoria de sus progenitores, de conformidad
con la legislación vigente antes de la Constitución de 2010, incluidas las
personas que figuran inscritas como extranjeras con arreglo a la « Ley » 169-14,
y aplicar dicha legislación garantizando a todos los beneficiarios su inscripción
sin demora en el Registro civil dominicano y la expedición de los documentos
de identidad solicitados.

amnistía internacional, noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

“sin papeles no soy nadie” 59 Personas apátridas en la república dominicana

n establecer y dar a conocer públicamente procedimientos claros para facilitar
la inscripción en el Registro civil dominicano del nacimiento de todos los
hijos e hijas de personas que tienen derecho a la nacionalidad dominicana,
entre otras medidas modificando la « Ley » sobre migración de 2004 y estableciendo
un procedimiento claro y sencillo para corregir errores tales como la atribución
errónea de una constancia de nacimiento de color rosado para extranjeros y
los errores de inscripción en el Libro de « extranjería ».

n cooperar plenamente con el acnuR para permitir a la organización cumplir
su mandato con respecto a la apatridia, prestando la debida consideración a
su asesoramiento técnico sobre la adopción de una metodología consistente para
el recuento de personas apátridas y sobre la adopción de medidas adecuadas
para erradicar la apatridia. evitar futuras limitaciones arbitrarias del derecho
a la nacionalidad y a la documentación de identidad

n tomar todas las medidas adecuadas para garantizar que en el futuro no se
impida a ninguna persona nacida en la República dominicana y con derecho a
la nacionalidad dominicana registrar el nacimiento de sus hijos o hijas u obtener
o renovar su documentación de identidad debido a la ascendencia o la condición
migratoria de sus progenitores.

n abrir una investigación sobre la conducta discriminatoria de personas de
la jce y la dirección General de pasaportes, entre otros organismos, a la hora
de conceder solicitudes de inscripción en el registro y documentos de identidad,
y garantizar que se toman las medidas disciplinarias oportunas.

n establecer mecanismos de vigilancia adecuados, con la participación de organizaciones
de la sociedad civil, sobre las acciones y omisiones de los organismos encargados
de la inscripción de los nacimientos y la expedición de documentos de identidad,
entre ellos la jce y la dirección General de pasaportes, para que sea posible
impugnar las decisiones arbitrarias y exigir responsabilidades a los funcionarios
que actúan con arbitrariedad. n Modificar la « Ley » sobre Migración de 2004 y
su reglamento de aplicación para eliminar el requisito de emitir un acta de
nacimiento diferente a hijos o hijas de madres extranjeras (o percibidas como
extranjeras) indocumentadas y garantizar que a ningún niño o niña se le niega
su constancia de nacimiento en el hospital porque su madre no tenga documentación
de identidad o por otras razones. garantizar el acceso a vías de recurso legal
a las personas a quienes se ha denegado erróneamente el registro de nacimiento
o la documentación de identidad

n Garantizar el acceso a un recurso efectivo a las personas a quienes se ha
denegado erróneamente el registro de nacimiento o la documentación de identidad
y garantizar el acceso a reparaciones adecuadas a aquéllas cuyos derechos humanos
han sido violados como consecuencia de esta denegación. Ratificar y aplicar
las normas internacionales de derechos humanos

n Ratificar la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954 y la Convención
para Reducir los casos de apatridia de 1961.

n Crear leyes o modificar las ya existentes para garantizar la plena incorporación
a la legislación dominicana de las disposiciones de estas normas.

Índice: amr 27/2755/2015 amnistía internacional, noviembre de 2015

60 “sin papeles no soy nadie” Personas apátridas en la república dominicana

cooperar con organizaciones de la sociedad civil y defensores y defensoras
de los derechos humanos

n Garantizar la participación de las organizaciones de la sociedad civil dominicanas
y aplicar medidas adecuadas para evitar y erradicar la apatridia y la discriminación.

n crear un entorno seguro y habilitador en el que los defensores y defensoras
de los derechos humanos que trabajan en pro de las personas apátridas puedan
desarrollar su labor con seguridad y sin miedo a represiones, amenazas y acoso.

recomendaciones a las organiZaciones internacionales, los gobiernos eXtranJeros
y los donantes

n si aún no lo han hecho, reconocer públicamente la existencia y las causas
de la apatridia en la República dominicana.

n Cooperar con el gobierno dominicano para identificar y aplicar medidas adecuadas
para erradicar la apatridia.

n Brindar apoyo (incluida financiación) a las organizaciones dominicanas de
derechos humanos en la defensa y promoción eficaz ante las autoridades dominicanas
de la erradicación de la apatridia y el seguimiento de la aplicación de las
soluciones actuales y los mecanismos que puedan adoptarse en el futuro.

recomendaciones a la rePública de HaitÍ

n adoptar una nueva « ley » sobre nacionalidad que permita a las personas afectadas
por la prohibición de la doble nacionalidad (en vigor entre 1987 y 2012) volver
a adquirir la nacionalidad haitiana si así lo desean.

n establecer procedimientos y asignar recursos para facilitar la expedición
de documentos de identidad a todas las personas de ciudadanía haitiana, incluidas
las que viven en el extranjero, y el registro de los nacimientos de hijos e
hijas de progenitores haitianos nacidos en el extranjero. amnistía internacional,
noviembre de 2015 Índice: amr 27/2755/2015

ya sea en Un conflicto de gran rePercUsión o en Un rincón Perdido del Planeta,
amniStÍa inteRnacional actúa en faVor de la JUsticia, la libertad y la dignidad
Para todas las Personas y PersigUe el resPaldo de la oPinión Pública Para constrUir
Un mUndo meJor.

¿QUé pUedeS HaceR? activistas de todo el mundo han demostrado que es posible
oponer resistencia a las peligrosas fuerzas que socavan los derechos humanos.
súmate a este movimiento. Lucha contra quienes siembran el miedo y el odio.

• Únete a Amnistía Internacional y sé parte de un movimiento formado por personas
de todo el mundo que trabajan para poner fin a las violaciones de derechos
humanos. ayúdanos a hacer que las cosas cambien.

• Haz un donativo en apoyo del trabajo de Amnistía Internacional.

juntos conseguiremos que se oiga nuestra voz. me interesa recibir información
sobre cómo unirme a amnistía internacional.

nombre y apellidos

dirección

País

correo-e

Quiero hacer un donativo a amnistía internacional (indica la divisa de tu donativo)

cantidad

con cargo a mi Visa mastercard

número

caduca en QUieRo firma

Envía este formulario a la oficina de Amnistía Internacional de tu país. ayUdaR
Oficinas de Amnistía Internacional en todo el mundo: http://www.amnesty.org/es/worldwide-sites
Si en tu país no hay oficina, envía el formulario al Secretariado Internacional
en Londres:

amnesty international, international secretariat, Peter benenson House, 1 easton
street, london Wc1X 0dW, reino Unido

“Sin papeleS no Soy nadie” Personas aPátridas en la rePública dominicana

una sentencia de 2013 del tribunal constitucional (sentencia 168-13) ha convertido
la apatridia en una cuestión jurídica para varias generaciones de dominicanos
y dominicanas de ascendencia extranjera. en mayo de 2014, el ejecutivo promulgó
un texto legal (la « Ley » 169-14) para intentar mitigar los graves efectos de
esta sentencia. sin embargo, esta medida ha demostrado ser una respuesta insuficiente
a la crisis. La « ley » no dispone que se restablezca inmediatamente la nacionalidad
dominicana a los dos grupos de personas afectadas que identifica. Además, tampoco
aborda la amplia variedad de complejas situaciones producto de años de políticas
y prácticas discriminatorias. el presente informe muestra la situación de apatridia
en la que continúan varios grupos de personas –en su mayoría de ascendencia
haitiana– que viven en el país. en la República dominicana, a las personas
que son apátridas y carecen de documentación de identidad se les niegan una
serie de derechos humanos y se les impide participar plenamente en la sociedad.
como la apatridia suele pasar de padres a hijos, esto desemboca en un interminable
círculo vicioso de alienación y marginación que se perpetúa por generaciones,
infringiendo el derecho internacional. amnistía internacional pide a las autoridades
dominicanas que reconozcan la magnitud del problema de la apatridia y tomen
todas las medidas necesarias para garantizar que las personas afectadas pueden
disfrutar de sus derechos humanos, incluido el derecho a la nacionalidad y
a no sufrir discriminación por su origen o por la condición migratoria de sus
padres.

noviembre 2015 Índice: amR 27/2755/2015

amnesty.org

Telf. 913 101 277
Fax 913 195 334
info@es.amnesty.org