Título:  ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA: NO ESTOY SEGURA DE EN QUÉ SE BASAN
Índice AI:  AMR5106913
Referencia:  AMR5106913-25506
Editor:  Amnistía Internacional
Autor:  Amnistía Internacional
Fecha publicación:  20131011
Tema principal:  ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA (EE.UU.)
Descriptores:  Detención en régimen de incomunicación · Desaparición forzada · Instrumentos internacionalesde derechos humanos · Violencia política
Resumen / Descripción:  Nazih Abdul-Hamed al-Ruqai, ciudadano libio conocido también como Abu Anas al-Libi, se encuentra recluido en régimen de incomunicación desde que fuerzas especiales estadounidenses lo secuestraran en Libia el 5 de octubre de 2013 y lo sacaran del país. De acuerdo con la información disponible, se encuentra en un barco militar estadounidense, el San Antonio, que estaba en el Mediterráneo en el momento del secuestro.
Grado de seguridad:  Nivel 1
Subtipo de documentos:  Informe temático
Tipo de documento:  Documentación
Idioma:  Castellano
Enlace:  Estados Unidos · Guerra contra el terror
Texto:      

            Índice: AMR 51/069/2013

                           Estados Unidos de América: “No estoy segura de en qué se basan”
             Olvidados los principios de derechos humanos mientras libio capturado en Trípoli continúa en 
                                      régimen de incomunicación

            Nazih Abdul-Hamed al-Ruqai, ciudadano libio conocido también como Abu Anas al-Libi, se encuentra recl
uido 
            en régimen de incomunicación desde que fuerzas especiales estadounidenses lo secuestraran en Libia el
 5 de 
            octubre de 2013 y lo sacaran del país. De acuerdo con la información disponible, se encuentra en un b
arco 
            militar estadounidense, el San Antonio, que estaba en el Mediterráneo en el momento del secuestro. Si
n 
            embargo, el 9 de octubre el Departamento de Estado se negó de nuevo a confirmar si se halla recluido.
1

            Sigue sin estar claro qué sabía el gobierno libio del plan estadounidense de capturar a Abu Anas al-L
ibi y si, 
            como han denunciado “altos cargos estadounidenses” no identificados, había aprobado “tácitamente” tal
 
            operación.2 Al margen de una sesión informativa anónima para los medios de comunicación, la Casa Blan
ca se 
            ha negado a decir si había solicitado la extradición de Abu Anas al-Libi antes de su captura o si el 
gobierno libio 
            tuvo conocimiento de ella antes de que se llevara a cabo. El 7 de octubre, en una sesión informativa 
oficial para 
            la  prensa,  la  Casa  Blanca  dijo  por  medio  de  su  portavoz  sólo  lo  siguiente:  “Estamos  re
gularmente  en 
            comunicación con el gobierno libio sobre diversas cuestiones de seguridad y lucha contra el terrorism
o y no 
            entramos en los detalles de esa comunicación”.3 El gobierno libio ha negado en declaraciones oficiale
s haber 
            tenido conocimiento previo de la operación. El 7 de octubre, el ministro libio de Justicia convocó al
 embajador 
            de Estados Unidos en Libia para pedir explicaciones sobre el secuestro de Abu Anas al-Libi.4

            Fuera  una  acción  unilateral  de  Estados  Unidos  o  se  llevara  a  cabo  con  el  conocimiento  
previo  de  las 
            autoridades libias, difícilmente cabe decir que en tal secuestro, seguido de detención prolongada en 
régimen 
            de incomunicación en un lugar no revelado o no confirmado, se respetaran los principios de derechos h
umanos 
            o se cumpliera un aspecto tan esencial de la justicia como es que se haga y que se vea que se hace. A
demás, 
            tales prácticas no pueden más que menoscabar los esfuerzos por establecer el Estado de derecho en Lib
ia en 
            un momento en que el país necesita el apoyo internacional para mantener instituciones que hagan valer
 los 
            derechos humanos y administren justicia. A la vez que rehúsa decir si Estados Unidos solicitó la extr
adición 
            antes  de  recurrir  al  secuestro  –algo  que  debería  aclarar–,  la  Casa  Blanca  ha  manifestado
  que  apoya  “las 
            aspiraciones del pueblo libio mientras participa en su transición democrática tras 42 largos años de 
dictadura. 
            Así que continuaremos trabajando con Libia y sus otros socios internacionales para reforzar la transi
ción 
            democrática y apoyar a Libia mientras reconstruye las instituciones del país”.5  
            El secuestro de Abu Anas al-Libi ha dado lugar a manifestaciones en toda Libia, acompañadas de crític
as al 
            gobierno por parte de los grupos políticos y las milicias, que desde el final del conflicto, en 2011,
 se niegan a 
            disolverse. El 10 de octubre, el primer ministro libio, Ali Zeidan, fue secuestrado en su lugar de re
sidencia por 
            miembros  de  la  Sala  de  Operaciones  de  los  Revolucionarios  de  Libia  y  la  Unidad  de  Luch
a  contra  la 
            Delincuencia, fuerzas, ambas, que están nominalmente bajo el control del gobierno. Quedó en libertad 
pocas 
            horas después, aparentemente ileso. Se ignoran los motivos exactos de su secuestro.  
            Amnistía Internacional teme que Abu Anas al-Libi pase semanas recluido en régimen de incomunicación. 
Así 
            ocurrió en el caso de Ahmed Abdulkadir Warsame en 2011. Tras ser secuestrado en un barco en el golfo 
de 
                                                 1

            Adén el 19 de abril del 2011, cuando regresaba a Somalia desde Yemen, este ciudadano somalí, de 23 añ
os 
            entonces, estuvo recluido en régimen de incomunicación en un buque militar durante unos dos meses ant
es 
            ser llevado a Nueva York a principios de julio de 2011. Lo acusaron de varios delitos de terrorismo, 
y en 
            diciembre  de  2011  se  declaró  culpable  de  todos  los  cargos  y  accedió  a  cooperar  con  las
  autoridades 
            estadounidenses, que le aplicarían, por su arte, un programa de protección de testigos si fuera neces
ario. 
            Podría ser condenado a cadena perpetua.
            Su declaración de culpabilidad se hizo pública en marzo de 2013, momento en que el fiscal del tribuna
l federal 
            de primera instancia del distrito sur de Nueva York calificó el caso de Warsame de “hito de inteligen
cia”.  
            Recordó que Ahmed Warsame había sido “interrogado con fines de inteligencia durante más de dos meses,
 
            tras lo cual se le leyeron sus ‘derechos Miranda’ [derecho a guardar silencio y derecho a un abogado]
”.  Tras 
            renunciar a esos derechos, fue interrogado durante varios días con fines de “cumplimiento de la ley”.
 El caso, 
            aseguró el fiscal, representaba “una orquestación perfecta de nuestros organismos militares, de intel
igencia y 
            de cumplimiento de la ley”.6 

            La Casa Blanca había dicho el 6 de julio de 2011 a ABC News que Ahmed Warsame estaba detenido en el 
            buque militar en aplicación del “derecho de la guerra” y que se había comunicado la detención al Comi
té 
            Internacional de la Cruz Roja (CICR), el cual había tenido la “oportunidad” de “entrevistar al deteni
do a bordo 
            del barco”. Se informó de que se había comunicado la detención al CICR en mayo y se le había permitid
o ver a 
            Warsame en junio, al menos seis semanas después del comienzo de su detención. 
            En una sesión informativa para la prensa, celebrada en el Departamento de Estado estadounidense el 8 
de 
            octubre, la portavoz afirmó que Estados Unidos había estado “en contacto con el CICR” en relación con
 Abu 
            Anas al-Libi y que iban a “continuar hablando con él de este caso”, incluido el “posible acceso” al d
etenido en 
            algún  momento  en  el  futuro.  Está  claro que,  por  ahora,  Abu  Anas al-Libi se  halla  recluido
  y  está siendo 
            interrogado en régimen de incomunicación.
            También queda claro que Estados Unidos considera a Abu Anas al-Libi detenido en aplicación del “derec
ho de 
            la guerra”, tal como lo define unilateralmente según su teoría de la “guerra global”. Está situación 
refleja el 
            caso  de  Ahmed  Warsame,  en  el  que  las  autoridades  estadounidenses  respondieron  a  la  preoc
upación 
            expresada por Amnistía Internacional con respecto al trato que recibía antes de su traslado a Nueva Y
ork 
            diciendo que “el gobierno de Estados Unidos ha afirmado reiteradamente que está en guerra con Al Qaed
a y 
            las fuerzas asociadas a ella y que podría tomar todas las medidas legales posibles, incluida la deten
ción, para 
            derrotar al enemigo”.7 En otras palabras, fue un caso de detención e interrogatorio prolongados en ré
gimen de 
            incomunicación, llevados a cabo en virtud de la teoría estadounidense de la guerra global contra Al Q
aeda y 
            los grupos afines a ella.
            La Casa Blanca y el Departamento de Estado han confirmado que Estados Unidos efectuó una operación en
 
            Libia el 5 de octubre y mantiene recluido a Abu Anas al-Libi en virtud de la Autorización para el Uso
 de la 
            Fuerza Militar, resolución muy general, aprobada por el Congreso el 14 de septiembre de 2001 y cuya e
ntrada 
            en  vigor  firmó  cuatro  días  más  tarde  el  presidente  George  W.  Bush.  Éste  es,  a  juicio  
de  las  autoridades 
            estadounidenses, el fundamento jurídico de lo que la  administración Bush llamó “guerra global contra
 el 
            terror” y de lo que la administración Obama continúa haciendo en su totalidad, salvo por el nombre, a
l margen 
            del derecho internacional de los derechos humanos. Estados Unidos se vale de la Autorización para, en
tre 
            otras cosas, justificar la detención indefinida sin cargos ni juicio de ciudadanos extranjeros en Gua
ntánamo.
            Aunque la administración estadounidense ha dicho que Abu Anas al-Libi no será trasladado a Guantánamo
, 
            pues su “política es no enviar a ningún detenido más a Guantánamo”,8 los efectos corrosivos del régim
en de 
            detención  con  arreglo  a  la  Autorización  sobre  los  principios  de  derechos  humanos  y  de  l
a  justicia  penal 
            ordinaria están tan presentes aquí como en Guantánamo.
            La portavoz del Departamento de Estado dijo el 8 de octubre que la operación de captura de Abu Anas a
l-Libi 
            no se había llevado a cabo “con fines de cumplimiento de la ley”, sino porque “creíamos que era un ob
jetivo 
            legítimo con arreglo a la Autorización para el Uso de la Fuerza Militar”; su procesamiento en los tri
bunales 
            federales  estadounidenses  “no  fue  la  razón”  de  efectuar  la  operación.  No  obstante,  dijo  
también  que  el 
            procesamiento  era  “parte  de  esta  empresa”.  Es  preocupante  entonces  que,  dos  días  más  tar
de,  se 
            desvaneciera incluso este grado mínimo de certeza.  En la sesión informativa del Departamento de Esta
do del 
            10 de octubre, a la vez que hacía hincapié en que Anas al-Libi estaba siendo “procesado en el distrit
o sur de 
            Nueva York por dos atentados con explosivos contra embajadas”, la portavoz dijo que no sabían “qué se
 
            dispondrá finalmente sobre él […] Hay un par de opciones distintas […] así que no tenemos plazos” y “
sigue 
            bajo custodia militar estadounidense”.  Ante la insistencia en si significaba esto que quizá no se tr
asladara a 
            Abu Anas al-Libi a Estados Unidos, la portavoz reiteró que no se sabía “que se dispondrá finalmente s
obre él. 
            Hemos hablado de varias cosas distintas, si comisiones militares, tribunales del artículo 3 [civiles 
federales]. No 
                                                 2

            tenemos más información sobre dónde podría acabar.” Al preguntarle si el detenido había tenido acceso
 
            consular, la portavoz insistió otra vez en que “no sabemos qué se dispondrá finalmente sobre él”. Per
manece 
            bajo custodia militar estadounidense”.9

            Una vez más vemos cómo, en virtud de la “guerra global de Estados Unidos”, la justicia aplazada no es
 ya 
            justicia denegada. Durante la administración Bush, esta idea y una interpretación distorsionada del d
erecho 
            internacional  humanitario  dieron  lugar  directamente  a  delitos  de  derecho  internacional,  com
o  tortura  y 
            desaparición forzada, con respecto a los que, en contra las obligaciones internacionales de Estados U
nidos, 
            con la administración Obama se ha mantenido la ausencia de rendición de cuentas y de recurso. También
 
            dieron lugar a detención arbitraria por tiempo prolongado y a la creación y uso con determinados dete
nidos de 
            comisiones militares que no cumplían las normas internacionales sobre juicios justos. 
            Amnistía Internacional rechaza categóricamente que, como afirma la administración, el derecho interna
cional 
            humanitario, que se aplica sólo en situaciones reales de conflicto armado, sea aplicable a la detenci
ón de Abu 
            Anas al-Libi. Se ha dictado acta de acusación formal contra él por graves delitos cometidos en 1998 a
l margen 
            de todo conflicto. Ha sido secuestrado en Trípoli, Libia, en circunstancias sin relación alguna con n
ingún 
            conflicto armado real. La presunta relación de Abu Anas al-Libi con Al Qaeda no cambia el hecho de qu
e, a 
            juzgar por los datos del caso, el trato que le dispense Estados Unidos se rige por el derecho interna
cional de los 
            derechos humanos, no por el derecho internacional humanitario.  
            Amnistía  Internacional  reitera  su  llamamiento  a  la  administración  estadounidense  para  que  
confirme  de 
            inmediato el paradero de Abu Anas al-Libi y le proporcione sin demora acceso continuo a un abogado, a
 
            servicios médicos y a su familia. Como ciudadano extranjero, debe ser también informado de su derecho
 a 
            comunicarse con autoridades de su gobierno.10 Sobre ese ultimo asunto, la administración estadouniden
se ha 
            señalado que el “acceso consular es sin duda algo por lo que nos preocupamos muchísimo en todo el mun
do. 
            Precisamente ahora es un tema de conversación con el gobierno de Libia”.11

            En la sesión informativa del Departamento de Estado para la prensa del 8 de octubre, una de las perso
nas 
            asistentes explicó que Amnistía Internacional había publicado el día anterior un documento en el que 
se 
            afirmaba que Estados Unidos estaba violando principios de derechos humanos en el caso de Abu al-Libi.
12 La 
            portavoz respondió: “No estoy segura de en qué se basan”.13 Amnistía Internacional aprovecha por tant
o la 
            oportunidad para reiterar que las autoridades de Estados Unidos siguen equivocadas en lo que respecta
 a las 
            obligaciones internacionales que deben cumplir en este caso en material de derechos humanos y para ex
plicar 
            más detenidamente en “que se basan”. 
            Según el artículo 9 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), toda persona que
 sea 
            privada de libertad “en virtud de detención o prisión” tendrá derecho a recurrir ante un tribunal, a 
fin de que 
            éste decida “a la brevedad posible” sobre la legalidad de su prisión. Toda persona detenida o presa a
 causa de 
            una infracción penal “será llevada sin demora ante un juez u otro funcionario autorizado por la ley p
ara ejercer 
            funciones judiciales”. El gobierno debe garantizar a toda persona bajo su control los derechos recono
cidos en 
            virtud del PIDCP “sin distinción alguna”, ni siquiera en razón de su origen nacional. 
            Según  el  principio  16  del  Conjunto  de  Principios  de  la  ONU  para  la  Protección  de  Todas
  las  Personas 
            Sometidas a Cualquier Forma de Detención o Prisión, “prontamente después de su arresto y después de c
ada 
            traslado de un lugar de detención o prisión a otro”, la persona detenida o presa tendrá derecho a not
ificar, o a 
            pedir que la autoridad competente notifique, a su familia o a otras personas idóneas, su detención y 
el lugar en 
            que se encuentra bajo custodia. En el Conjunto de Principios se entiende por “arresto” en este contex
to la 
            aprehensión de una persona por acto de autoridad, incluida, pero sin estar limitada a ella, la aprehe
nsión por la 
            presunta  comisión  de  un  delito.  El  Conjunto  de  Principios  permite  demorar  tal  notificació
n  sólo  “por  un 
            período razonable en los casos en que las necesidades excepcionales de la investigación así lo requie
ran”, pero 
            especifica que “no se mantendrá a la persona presa o detenida incomunicada del mundo exterior, en par
ticular 
            de su familia o su abogado, por más de algunos días”. 
            La Declaración sobre la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas dispone e
n su 
            artículo 10: “Se deberá proporcionar rápidamente información exacta sobre la detención de esas person
as y el 
            lugar o los lugares donde se cumple, incluidos los lugares transferencia, a los miembros de su famili
a, su 
            abogado o cualquier otra persona que tenga interés legítimo en conocer esa información, salvo volunta
d en 
            contrario  manifestada  por  las  personas  privadas  de  libertad”.  Estos  instrumentos  exigen  ta
mbién  que  la 
            privación de libertad quede sujeta con prontitud a control judicial. 
            La administración estadounidense ha dicho que Abu Anas al-Libi está recibiendo un trato “humano”. Aun
que 
            toma nota de esta garantía, Amnistía sigue viendo motivos de preocupación. No sólo el anexo M del Man
ual 
            de  Campo  del  ejército  estadounidense  permite  la  detención  prolongada  en  régimen  de  aislam
iento  y  la 
                                                 3

            limitación  o  interrupción  del  sueño  durante  un  largo  periodo,  sino  que  además  Estados  Un
idos  aplica  la 
            prohibición de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes sólo como se define
 en la 
            legislación  estadounidense,  no  en  el  derecho  internacional,  debido  a  las  limitaciones  impu
estas  como 
            condición por Estados Unidos para ratificar tratados de derechos humanos.14 Sigue cabiendo la posibil
idad de 
            que determinadas aplicaciones de técnicas sean consideradas coherentes con el Manual de Campo y viole
n, no 
            obstante, las normas internacionales de derechos humanos.
            El Consejo de Derechos Humanos (y la Comisión de Derechos Humanos previamente) ha reconocido que la 
            detención prolongada en régimen de incomunicación o en lugares secretos puede facilitar la aplicación
 de 
            tortura  y  otros  tratos  crueles,  inhumanos  o  degradantes  y  puede  constituir  en  sí  misma  
una  forma  de 
            maltrato, y ha instado por ello a todos los Estados a que respeten las salvaguardias de la libertad, 
seguridad y 
            dignidad de la persona y garanticen que se dejan de utilizar lugares secretos de detención e interrog
atorio. El 
            Comité  de  Derechos  Humanos  ha  manifestado  que  deben  establecerse  disposiciones  contra  el  
uso  de  la 
            detención en régimen de incomunicación. En decisiones sobre denuncias individuales presentadas ante é
l 
            incluso en casos de detención en régimen de incomunicación durante dos semanas, el Comité de Derechos
 
            Humanos ha determinado que esta forma de detención viola no sólo el derecho a la libertad, sino tambi
én el 
            derecho de los detenidos a un trato humano, según el PIDCP.15 El Comité contra la Tortura ha pedido l
a 
            eliminación de la detención en régimen de incomunicación, y el relator especial de la ONU sobre la cu
estión de 
            la tortura lleva decenos pidiendo que la detención en régimen de incomunicación sea declarada ilegal.
  
            El acceso al mundo exterior, incluido el acceso a un abogado y a servicios médicos independientes, es
, por 
            supuesto, una salvaguardia contra la aplicación de tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degrad
antes a 
            personas privadas de su libertad, y la necesidad de que tal salvaguardia se aplique con prontitud se 
debe a que 
            se  ha  demostrado  que  los  malos  tratos  suelen  producirse  en  las  primeras  etapas  de  la  d
etención  e 
            interrogatorio. El Comité de Derechos Humanos ha manifestado que las personas detenidas deben tener d
e 
            inmediato acceso a un abogado y contacto con sus familias. El Comité contra la Tortura ha recomendado
 el 
            acceso sin restricciones a un abogado inmediatamente después de la detención. En relator especial sob
re la 
            cuestión de la tortura ha señalado: “En circunstancias excepcionales en las que se plantee que el con
tacto 
            inmediato con el abogado del detenido pudiera suscitar verdaderos problemas de seguridad, y cuando la
 
            restricción  de  dicho  contacto  cuente  con  aprobación  judicial,  debería  permitirse  al  menos 
 la  visita  de  un 
            abogado independiente”. 
            En una conferencia de prensa del 8 de octubre se preguntó al presidente Obama que si la detención de 
Abu al-
            Libi cumplía el derecho internacional. El presidente evitó pronunciarse sobre esa cuestión en particu
lar y 
            respondió simplemente: “Sabemos que el Sr. Al-Libi planeó y ayudó a ejecutar conspiraciones que matar
on a 
            centenares de personas, muchas estadounidenses. Te tenemos pruebas sólidas de ello. Y lo llevaremos a
nte la 
            justicia.”16

            Si se lleva a Abu Anas al-Libi a Estados Unidos, donde se dictó acta de acusación formal contra él en
 1998 y 
            2000  por  su  presunta  participación  en  las  actividades  de  Al  Qaeda,  incluidos  los  atentad
os  contra  las 
            embajadas  estadounidenses  en  Kenia  y  Tanzania,  el  gobierno  estadounidense  no  debe  pedir  l
a  pena  de 
            muerte para él. Algunos de los cargos formulados en su contra en el acto de acusación formal pueden s
er 
            penados con la muerte. Si Estados Unidos pretende realmente procesarlo, debe hacerlo ante un tribunal
 
            federal y de acuerdo con las normas internacionales sobre juicios justos, no ante comisiones militare
s.
            En la sesión informativa del Departamento de Estado para la prensa del 9 de octubre volvió a plantear
se la 
            cuestión de la detención de Abu Anas al-Libi, así como la preocupación de Amnistía Internacional por 
el caso. 
            La portavoz dijo que la administración creía que el secuestro se atenía al derecho internacional. Al 
presionarla, 
            respondió que Abu Anas al-Libi estaba recibiendo un trato acorde con el artículo común 3 de los Conve
nios de 
            Ginebra. Como se siguió insistiendo, dijo:
                  “Déjenme ver si puedo darles algún detalle. De lo que habla aquí nuestra gente es de que estamo
s 
                  actuando internamente, con arreglo a una autorización para al uso de la fuerza, pero se apela a
 las 
                  leyes  internacionales  de  la  guerra,  al  hecho  de  que  tenemos  capacidad  en  virtud  de
l  derecho 
                  internacional para defendernos. Eso es, la autorización para el uso de la fuerza militar está b
asada en 
                  parte, sí –y no soy jurista, así que esta no es una definición jurídica, pero en parte en esta 
idea de que 
                  tenemos derecho a defendernos y es según el derecho internacional y las leyes de la guerra, y v
eo si 
                  hay algo más concreto que pueda señalar, pero eso es lo que creo, que es de acuerdo con eso cóm
o 
                  actuamos.”
            En la sesión informativa del 10 de octubre se planteó otra vez la cuestión de la compatibilidad del s
ecuestro y 
            la detención con el derecho internacional. La portavoz respondió: 

                                                 4

                  “Así  que  he  conseguido  un  poquito  más.  No  se  si  satisfará  a  todo  el  mundo,  pero 
 he  intentado 
                  conseguir un poquito más. Así que, como dije ayer, el Sr. Al-Libi, fue aprehendido legalmente y
 está 
                  detenido legalmente en virtud del derecho de los conflictos armados. Lo llamamos también derech
o 
                  de la guerra; es lo que mencioné ayer. Y comprende un cuerpo de derecho internacional que se 
                  compone  de  tratados,  como  el  Convenio  de  Ginebra  y  otros,  y  de  derecho  internacion
al 
                  consuetudinario.  Así  que,  como  hemos  explicado,  Estados  Unidos  está  envuelto  en  un  
conflicto 
                  armado con Al Qaeda y sus fuerzas afines, por lo que podemos utilizar legalmente la fuerza en e
se 
                  conflicto, incluso para capturar y recluir a individuos que sean parte de Al Qaeda o sus fuerza
s afines. 
                  Así que esa es la base jurídica internacional de la cuestión de que hablamos.”
            Amnistía  Internacional  sigue  viendo  con  preocupación  que  Estados  Unidos  no  aplique  los  pr
incipios 
            internacionales de derechos humanos como consecuencia directa de su insistencia en recurrir a su marc
o de 
            derecho de la guerra definido unilateralmente. En su anterior documento, la organización señaló que h
abía 
            expresado  su  preocupación  sobre  el  caso  Warsame,  el  anexo  M  y  las  repercusiones  en  gene
ral  para  los 
            derechos  humanos  del  paradigma  de  la  “guerra  global”  de  Estados  Unidos  ante  el  Comité  d
e  Derechos 
            Humanos de la ONU, el órgano de expertos establecido en virtud del Pacto Internacional de Derechos Ci
viles y 
            Políticos  (PIDCP)  para  vigilar  la  aplicación  de  este  tratado,  que  Estados  Unidos  ratificó
  en  1992.17 
            Lamentablemente, el examen del cuarto informe periódico de Estados Unidos al Comité –que debía haber 

            tenido lugar del 18 al 21 de octubre de 2013 en Ginebra– se aplazó el 9 de octubre hasta marzo de 201
4 a 
            instancias de Estados Unidos, que alegó para ello el actual “cierre” del Estado en el país.18 

            Puesto que Estados Unidos no tiene que hacer frente ya en octubre a este examen concreto de su histor
ial en 
            materia de derechos humanos, resulta aún más esencial ejercer sobre sus autoridades toda la presión p
osible 
            para que cumplan con sus obligaciones internacionales de derechos humanos en este y otros casos. 
            En virtud de los efectos corrosivos de este marco de derecho de la guerra, la postura de la administr
ación 
            estadounidense parece ser todavía que el derecho real de una determinada persona al disfrute de sus d
erechos 
            humanos puede, en efecto, concederse o anularse basándose simplemente en la decisión que tomen a su 
            arbitrio las autoridades estadounidenses con respecto a la conveniencia, y el mejor momento para ello
, de tratar 
            a la persona como alguien con derecho al disfrute de los derechos humanos. No es difícil ver por qué 
tal 
            postura es básicamente incompatible con el marco general de derecho internacional de los derechos hum
anos 
            y el Estado de derecho internacional. La organización continuará instando a Estados Unidos a que reco
nozca 
            la  aplicabilidad  del  derecho  internacional  de  los  derechos  humanos  en  el  contexto  de  sus
  operaciones 
            internacionales contra el terrorismo y garantice que las políticas y prácticas se ajustan al derecho 
y las normas 
            internacionales de derechos humanos.

                                                 5

            NOTAS FINALES  

            1 Sesión informativa del Departamento de Estado de Estados Unidos para la prensa, 9 de octubre de 201
3, 
            http://www.state.gov/r/pa/prs/dpb/2013/10/215252.htm. P: “Ahora, presumiblemente, Al-Libi está reclui
do a bordo de un 
            buque de guerra estadounidense en aguas internacionales. ¿No se aplican las leyes estadounidenses en 
este caso, un 
            buque de guerra estadounidense?” R: “No voy a confirmar dónde está recluido.” 

            2 Véase “US officials say Libya approved commando raids”, New York Times, 9 de octubre de 2013.  

            3 Sesión informativa diaria de la secretaría de prensa, Casa Blanca, 7 de octubre de 2013, 

            http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2013/10/07/daily-briefing-press-secretary-10713 

            4 Véase también, sesión informativa para la prensa de la portavoz del Departamento de Estado, 8 de oc
tubre de 2013, 
            http://www.state.gov/r/pa/prs/dpb/2013/10/215200.htm (“Puedo confirmar que, el lunes, el embajador Jo
nes se reunió con 
            el ministro de Justicia libio, Salah al-Marghani. Hablaron de asuntos relacionados con la detención d
e Abu Anas al-Libi, así 
            como de otras cuestiones.”)  

            5 Sesión informativa de la Casa Blanca para la prensa, 7 de octubre de 2013, op. cit. 

            6 “Manhattan US Attorney announces guilty plea of Ahmed Warsame”, comunicado de prensa, fiscal federa
l del distrito sur 
            de Nueva York, 25 de marzo de 2013 http://www.justice.gov/usao/nys/pressreleases/March13/WarsameUnsea
lingPR.php  

            7 Carta de William K. Lietzau, subsecretario adjunto de Defensa para el Estado de derecho y la políti
ca sobre detenidos, 23 de 
            agosto de 2011.  

            8 Sesión informativa del Departamento de Estado de Estados Unidos, 7 de octubre de 2013, 
            http://www.state.gov/r/pa/prs/dpb/2013/10/215183.htm.  

            9 Sesión informativa del Departamento de Estado de Estados Unidos, 10 de octubre de 2013, 
            http://www.state.gov/r/pa/prs/dpb/2013/10/215296.htm.  

            10 Conjunto de Principios de la ONU para la Protección de Todas las Personas Sometidas a Cualquier Fo
rma de Detención o 
            Prisión, principio 16.2: “Si se trata de un extranjero, la persona detenida o presa será también info
rmada prontamente de 
            su derecho a ponerse en comunicación por los medios adecuados con una oficina consular o la misión di
plomática del 
            Estado del que sea nacional”. 

            11 Sesión informativa del Departamento de Estado, 9 de octubre de 2013, op. cit. 

            12 EE UU: El secuestro de Libia viola los derechos humanos y menoscaba el Estado de derecho, 7 de oct
ubre de 2013, 
            http://www.amnesty.org/es/library/info/AMR51/065/2013  

            13 Sesión informativa del Departamento de Estado para la prensa, 8 de octubre de 2013, op. cit.  

            14 Véase USA: Life, liberty and the pursuit of human rights: A submission to the UN Human Rights Comm
ittee, 16 de 
            septiembre de 2013, B.3, http://www.amnesty.org/en/library/info/AMR51/061/2013/en 

            15 Véase, por ejemplo, Comunicación Nº 917/2000: Uzbekistan. 13/05/2004, doc. de la ONU: CCPR/C/80/D/
917/2000, párr. 
            6.2. 

            16 Conferencia de prensa, 8 de octubre de 2013, http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2013/10/08
/press-conference-
            president  

            17 Véase USA: Life, liberty and the pursuit of human rights, op. cit. 

            18 Véase http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/CCPR/Pages/ReviewUSA.aspx (9 de octubre de 2013). 

                                                 6